Djokovic, cuarta vez Maestro, gana sin jugar por le lesión de Roger Federer

El serbio, que contrajo matrimonio en julio y fue padre por primera vez el mes pasado, no tuvo un año fácil, pero encontró el camino para remontar el vuelo hasta terminar en lo más alto.

El serbio Novak Djokovic ha cerrado la temporada de tenis como Maestro por cuarta vez, la tercera consecutiva, sin necesidad de saltar a disputar la final en el O2 de Londres después de la retirada  por lesión del suizo Roger Federer, con molestias en la espalda tras la tardía y exigente semifinal ante su compatriota Stanislas Wawrinka.

  

Con sabor agridulce como él mismo reconoció al recoger el trofeo en la pista londinense, 'Nole' puso eso sí el broche perfecto a una temporada especial. El serbio, que contrajo matrimonio en julio y fue padre por primera vez el mes pasado, no tuvo un año fácil, pero encontró el camino para remontar el vuelo hasta terminar en lo más alto.

  

El de Belgrado se convierte así en el primer tenista en ganar por tercera vez consecutiva las Finales ATP, desde que lo hiciera el Ivan Lendl de 1985 a 1987. El otro jugador que lo ha logrado es Ilie Nastase (1971-73). La cuarta corona de Maestro para el serbio, también la conquistó en 2008, fue la guinda a una nueva gran temporada, en la que sumó siete títulos, disputó once finales y ganó 61 partidos perdiendo sólo ocho.

  

"No es la manera en la que quería ganar. Siempre damos el cien por cien, y estoy seguro de que si Federer hubiese podido jugar lo hubiera hecho. Le deseo lo mejor y que se recupere para la final de la Copa Davis. No soy un jugador que celebre una victoria así, pero tengo que fijarme en todo el año", indicó el serbio al recoger su tercera corona seguida en Londres.

  

"Este trofeo es la guinda a todo lo conseguido durante la temporada. Se lo debo a mi equipo y a toda la gente que me ha apoyado durante el año. Estoy muy contento por poder estar aquí y terminar la temporada con este trofeo", añadió.

  

El número uno del mundo puso fin de esta forma a un año en el que tuvo que batirse el cobre en más de una ocasión precisamente con Roger Federer, hasta cinco veces. Las lesiones de su otro archienemigo, el español Rafa Nadal, le ayudaron a recuperar un terreno perdido que le terminó disputando el de Basilea hasta la cita londinense.

  

Después de conquistar Wimbledon ante el suizo, Djokovic destronó a Nadal y se hizo con el número uno del mundo. Aún así, el serbio tuvo que hacer frente a altibajos en su juego que terminó de encontrar en la gira asiática. Así, el de Belgrado llegó a Londres con la necesidad de sumar tres victorias para guardar el número uno a final de año. Por tercera vez en su carrera así lo hizo.

  

El Circuito ATP echó el cierre sin el plato fuerte que se pronosticaba ya antes de que comenzase la acción el pasado domingo. Una novedosa Copa de Maestros, con tres debutantes (Nishikori, Cilic y Raonic), que no trajo el espectáculo esperado hasta la semifinal entre Wawrinka y Federer. Un partido espectacular pero que se cobró un alto precio, dejando la temporada sin final. Djokovic-Murray, y un dobles entre Murray-McEnroe contra Henman-Pat Cash, suplieron el clásico que todo el mundo esperaba.