División en CEOE por el caso Terciado: Rosell pide transparencia y Fernández da todo su apoyo al abulense

Presidente de la CEOE, Juan Rosell, en los desayunos de Europa Press

El presidente de CEOE exige que quien quiera cobrar de la patronal lo ponga en conocimiento de la organización, pero el máximo dirigente de la patronal madrileña califica a Terciado como "magnífico presidente" y le da todo su apoyo.

El escándalo sobre las retribuciones de Jesús Terciado en Cepyme ha provocado reacciones enfrentadas en la cúpula de la patronal española. Y lo ha hecho en las palabras de dos de sus hombres más fuertes, el presidente Joan Rosell y el vicepresidente y máximo dirigente de la patronal madrileña, Arturo Fernández. 

 

El primero, Joan Rosell, preguntado por la polémica de los pagos a Terciado a través de dos empresas de su propiedad ha exigido mayor transparencia en los sueldos de las patronales. "La clave es que cuando alguien diga, 'yo necesito cobrar, lo quiero cobrar' se ponga al tanto a las organizaciones", ha dicho. Esto supondría haber informado a los órganos de gobierno que tengan la atribución para decidir y fijar un régimen de retribuciones para los directivos de las patronales, tanto en el caso de las dietas y gastos por acudir a las reuniones normales para el funcionamiento, como el cobro de un sueldo por un desempeño continuado; en este último caso, los estatutos de Cepyme no establecen que el presidente cobre sueldo.

 

Sin embargo, dentro de la propia CEOE hay voces que, lejos de pedir transparencia y acotar los sueldos directivos, brindan su total apoyo a Jesús Terciado. Es el caso de Arturo Fernández, vicepresidente de CEOE y presidente de la patronal madrileña CEIM. Fernández, que se vio envuelto en un escándalo por el uso de los fondos de formación durante su campaña de reelección en Madrid, ha calificado a Terciado como "magnífico presidente" y ha confirmado que "tiene el apoyo de CEIM".

 

Curiosamente, Terciado ha contado entre sus apoyos públicos con otros cargos pasados de CEOE que ahora tienen problemas con la justicia. Es el caso de Gerardo Díaz Ferrán, su gran valedor para acceder hace cuatro años a la presidencia de Cepyme. Presidente entonces de CEOE, a los pocos meses de aupar a Terciado tuvo que dejar el cargo acosado por los problemas de sus empresas en el grupo Marsans, donde su gestión ha acabado llevándole a la cárcel.