Diputados provinciales del PSOE piden la dimisión del Consejero de Sanidad

Lo han hecho mediante una moción en la sesión de la Comisión de Bienestar Social celebrada hoy en la Institución provincial y que ha sido rechazada por el PP
El Grupo Socialista en la Diputación de Salamanca ha solicitado la dimisión del Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León mediante una iniciativa presentada esta mañana en la Comisión de Bienestar Social de la institución provincial, además de instar a la Junta de Castilla y León a mantener la atención sanitaria de urgencias de los Centros de Salud de Villarino y Barruecopardo, en la misma situación en que se encuentra ahora.

Los socialistas consideran que "además de no cerrar el servicio de urgencias nocturnas, se le debe dotar del personal sanitario suficiente y preciso, así como de los medios técnicos y materiales necesarios.

La lejanía de hospitales, la elevada edad de su población, la distribución geográfica, y la escasa dotación sanitaria con que cuenta esta comarca, son criterios que deben contar y deben ser prioritarios sobre cualquier otra argumentación o justificación, para mantener activos y en las mismas condiciones que hasta ahora los Centros de Salud de Villarino y Barruecopardo". El PSOE piensa que "las personas siempre deben estar por encima de los números y los criterios económicos".

Tras el rechazo del PP a esta iniciativa del PSOE en la Comisión de esta mañana, los socialistas han decidido trasladar esta iniciativa y presentarla en el próximo Pleno de la Diputación "en el caso de que el Consejero persistiera en su decisión de cerrar las urgencias nocturnas y en defensa de los ciudadanos que reivindican el derecho a una sanidad pública y a una atención médica de calidad".

Los diputados provinciales socialistas consideran que "son muchas las cosas que están en juego además de la pérdida de cantidad y calidad asistencial para los vecinos de una comarca olvidada y abandonada, tanto por la Diputación como por la Junta de Castilla y León".

"La comarca de Vitigudino es una de las más alejadas de la capital de la provincia, algunos municipios distan más de 100 kilómetros, no tiene ni un solo kilómetro de autovía, y con unas carreteras, todas ellas de competencia autonómica o provincial, en un estado muy deficiente de conservación y señalización, por lo que no parece que suprimir servicios, en este caso el de la asistencia sanitaria, sea una medida muy acertada. A esto hay que añadir la elevada edad de un alto porcentaje de sus vecinos y la imposibilidad de desplazarse por sus propios medios en caso de necesidad. Estas circunstancias explican por sí solas la necesidad de mantener la atención de las urgencias nocturnas en los Centros de Villarino y Barruecopardo", explican los socialistas.

"En definitiva, el cierre de estos dos Centros de Urgencias supondrá, sin duda, una importante disminución de la calidad de la prestación sanitaria, un tiempo de respuesta en caso de urgencia inaceptable y un sobrecoste económico para los usuarios. Una medida que cuenta además con un fuerte rechazo de los vecinos y de los profesionales sanitarios afectados".