DIPUTACIÓN DE SALAMANCA. Martín Serna se plantea como reto aumentar el asociacionismo juvenil

Las cifras. El colectivo de mayores, con 33.320 socios, acapara la atención de la red de Centros de Acción Social que atendió 10.519 historias humanas durante 2009.
Angélica Corral

Aumentar el asociacionismo juvenil y vender las bondades de vivir en los pueblos. Es el reto del diputado de Bienestar Social, Alfredo Martín Serna, que ayer confirmó que son los colectivos de mayores los que hasta ahora acaparan la mayor atención de la red de acción social de su área. Así, 48 colectivos con 33.320 socios recibieron apoyo técnico frente a los 939 jóvenes repartidos en 39 agrupaciones.

Durante el año 2009 el trabajo de los Centros de Acción Social (CEAS) se incrementó un 15% frente a 2008 y pasó de atender 9.114 historias sociales a ocuparse de 10.519 que recibieron 17.666 prestaciones, frente a las 14.927 del año anterior. Las cifras evidencian “que hubo más prestaciones que personas, por lo que algunas necesitaron más de un tipo de ayuda”.

La atención a la dependencia, la teleasistencia o la atención a la discapacidad “que se completará con un nuevo centro en Tamames al que podrán acceder usuarios ligados a Miranda del Castañar, Linares o La Alberca, son las principales líneas de actuación de esta red. Categorías a las que hay que añadir el apoyo familiar, al empleo o a la inmigración, cuya tasa es del 3,71%.

Envejecimiento de la población
La provincia cuenta con 14 CEAS divididos en subzonas. Rural Norte, Las Villas, Peñaranda, Alba, Rural Sur, Ledesma, Vitigudino, Lumbrales, Tamames, Guijuelo, Béjar, Linares, Ciudad Rodrigo Iy Ciudad Rodrigo II a los que hay que añadir cinco Unidades de Trabajo Social (UTS)en municipios de más de 5.000 habitantes: Ciudad Rodrigo, Béjar, Santa Marta, Villamayor y Peñaranda. 28 trabajadores sociales (y 8 más en los UTS), 14 animadores comunitarias y 11 auxiliares administrativos completan la plantilla de trabajadores.

Las principales dificultades con las que se encuentran son “la dispersión geográfica, la tasa de incapacidad, la inmigración o el envejecimiento de la población”. No en vano el 24,63% de los habitantes de la provincia tiene 65 años o más, y de ese colectivo el 33,43% ha superado ya los 80 años. Los jóvenes entre 14 y 30 años, mientras tanto representan el 19,14% de la población.