Diferencias: Haberlas

Pequeños detalles comienzan a distinguir los cambios que busca Murcia respecto a la anterior etapa
Teresa Sánchez
El Salamanca acabó el domingo con una racha que estuvo a punto de ser la peor de la historia de Segunda. Lo hizo tras un cambio de entrenador que para muchos era más que necesario porque las deficiencias del equipo comenzaban a ser alarmantes y los problemas en el juego, evidentes. Visto así, había mucho que variar pero en apenas tres días es imposible dar un cambio radical a un equipo y ante el Huesca se vieron todavía muchos de los problemas que venía evidenciando esta Unión.

Pero no todo fue igual. Empezaron a vislumbrarse algunas diferencias. Aunque la disposición inicial fue la misma, 1-4-2-3-1, durante el partido se desdobló en un 1-4-1-4-1 e incluso un 1-4-4-2. También hubo variaciones en situaciones concretas como las jugadas a balón parado o los desplazamientos en la salida del esférico. Lo que parece ir quedando claro es que con Murcia se empezará a crecer desde atrás.