Diez detenidos, uno de ellos en Salamanca, por asaltar viviendas

‘Operación Dedal’. Seis de los arrestados cometieron un robo con violencia en un domicilio de Arganda del Rey, donde maniataron a los moradores. Huida. Uno de los imputados se refugió en Santa Marta
Agencias

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al equipo de Policía Judicial de Arganda del Rey, en la fase de explotación de la operación Dedal, han detenido a diez personas, entre ellas a los seis responsables del asalto a una vivienda en dicha localidad. Uno de los arrestados fue hallado en el municipio salmantino de Santa Marta de Tormes.

El inicio de esta operación, denominada Dedal, tuvo lugar el pasado mes de septiembre del pasado año, cuando varios hombres encapuchados cometieron un robo con violencia en una vivienda de Arganda del Rey, haciéndose pasar por mensajeros de paquetería. Bajo esta identidad, uno de los habitantes les dejó pasar a la casa en la que, tras amenazarles con armas cortas, maniataron a los dos moradores para lograr sustraer el dinero y las pertenencias de valor que encontraron por el domicilio.

La inspección ocular de la vivienda aportó las primeras pistas ya que los indicios apuntaban a que en total habían sido seis las personas que asaltaron la casa, cuatro autores y dos vigilantes que, en el trascurso del asalto, habían permanecido en el exterior de la casa.

Las primeras gestiones policiales llevó a los agentes hasta el barrio madrileño de Vicálvaro, donde pudieron encontrar un bar, propiedad de uno de los sospechosos, en el que se reunía un grupo de nueve personas. Al investigarlo más a fondo, los agentes concluyeron que las pistas eran veraces y que se hallaban ante los autores del robo de la vivienda de Arganda del Rey.

También se encontraron con que dos de los investigados había huido a refugiarse a Tenerife y a la localidad salmantina de Santa Marta de Tormes, donde fue arrestado.

Evitando un nuevo asalto
La detenciones se precipitaron cuando los agentes del equipo de Policía Judicial de Arganda descubrieron que los sospechosos iban a cometer un nuevo robo con violencia.

En este nuevo asalto, los imputados pretendían reducir, mediante una pistola de descargas eléctricas, a un recaudador de máquinas recreativas con el fin de robarle el dinero. Así, los cuatro implicados en esta nueva operación fueron detenidos poco antes de llevarla a cabo y posteriormente se produjo el arresto de los seis restantes. Se trata de nueve españoles y un colombiano con edades comprendidas entre 21 y 47 años.

Individualmente se les acusa de un robo con violencia e intimidación con arma de fuego, detención ilegal, dos delitos de robo con violencia e intimidación en grado de tentativa, delitos de robo con fuerza y hurto, un delito de receptación y un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental.

Se les atribuyen más delitos
A raíz de estas detenciones, los agentes han podido esclarecer otros delitos que quedaban por cincluir, perpetrados todos ellos en la Comunidad de Madrid. Según explica en el comunicado la Guardia Civil, algunos de los miembros de esta banda se dedicaban a robar al descuido el papel de impresión en el que se venden las entradas a eventos en grandes superficies, para así, imprimir falsas entradas que confeccionaban en el domicilio de uno de ellos. Una vez impresas, eran vendidas como si fueran verdaderas en las inmediaciones del Palacio de Deportes de Madrid en los días de espectáculo.

Además, se les atribuye también un robo cometido contra un camión de reparto de alimentos, que se produjo el pasado mes de enero en Madrid. Los productos que cargaba dicho camión acabaron en el bar del detenido.

De esta manera, la Guardia Civila ha desarticulado una violenta banda de delincuentes.