Diez años y dos promesas electorales después Salamanca 'jubilará' su vieja estación de autobuses

La Junta se compromete con el Ayuntamiento a retomar el proyecto, anunciado en 2009 y parado por la crisis. La renovación del viejo edificio, que data de 1975, no estará lista hasta junio de 2019 para cambiar la primera imagen que miles de viajeros ven de Salamanca.

El pasado día 4 de septiembre el pleno del Ayuntamiento de Salamanca, a instancias del PSOE, volvió a pedir a la Junta que no se olvidara de la estación de autobuses, una instalación que se había caído de la lista de inversiones de la admnistración regional a pesar de su veteranía y alta afluencia de viajeros. La petición fue apoyada por todos los grupos y, previsiblemente, ha sido la última de las muchas veces que la oposición ha tenido que recordarle a los gobiernos municipales del PP que era necesario insistir en la Junta para que esta inversión no cayera en el olvido.

 

El motivo es que, al fin, parece que Salamanca va a tener nueva estación de autobuses. Todavía tardará, porque según los planes desvelados por el consejero de Fomento y Medio Ambiente las obras no estarán terminadas hasta junio de 2019. Para entonces, la estación llevará a sus espaldas más de 40 años de servicio sin reformas ni grandes actuaciones de mantenimiento. Algo que ha derivado en un estación de conservación deficiente y en una imagen que muchas capitales de provincia han dejado atrás. Sus instalaciones es lo primero que ven de Salamanca muchos viajeros, entre ellos, miles de estudiantes y turistas.

 

Fachada de la estación de autobuses de Salamanca.

 

La reforma completa de la estación llega después de, al menos, una década de espera. Aunque hace tiempo que se habla de una necesaria puesta al día, la posibilidad se abrió en 2008 cuando la Junta incluyó por primera vez en las partidas de los presupuestos inversiones para la reforma de la estación; se consignaron más de 3 millones de euros para la obra y llegaron a ser 5,8 millones en un partida conjunta para reformar también la estación de Ávila. Los planes eran iniciar la actuación en 2011 y era una de las promesas con las que se presentó Alfonso Fernández Mañueco a las elecciones de aquel año, pero llegó la crisis y la Junta aparcó el proyecto de Salamanca al tiempo que se invertía en la de Ávila.

 

La estación abulense se terminó a finales de 2012 y fue inaugurada en marzo de 2014. Para entonces el PSOE salmantino ya había exigido en varias ocasiones que el Ayuntamiento, gobernado por el PP, se plantara ante la Junta y exigiera la puesta en marcha de la inversión, con tantos rechazos del gobierno municipal como peticiones. Así lo ha vuelto a hacer unas semanas porque uno de los problemas es que había que firmar un convenio entre Junta y Ayuntamiento para poder dar el pistoletazo de salida y nada se había hecho a pesar de la promesa electoral... y de que se repetía en 2015.

 

Precisamente esto, el convenio entre ambas administraciones, es lo que se ha anunciado ahora, la colaboración entre Junta, Ayuntamiento y la empresa que gestiona ahora mismo el recinto. Inaugurada en 1975, a la estación de autobuses le quedan todavía unos años de servicio, pero al menos parece que ya hay fecha para un cambio radical.

Noticias relacionadas