Diego Caballo se convierte en campeón mundial por un día

UN SUEÑO. El jugador charro de la sub 17 participó en el entrenamiento de la selección absoluta.
Ángel Sánchez

22 de marzo de 2011. Esta fecha quedará para siempre en el recuerdo del joven jugador salmantino Diego Caballo. Y es que no todos los días se tiene la oportunidad de entrenar con los jugadores que convirtieron a España en campeona del mundo de fútbol en Sudáfrica y, precisamente, esto es lo que le ocurrió al charro.

Caballo se encontraba en la Ciudad de Fútbol de Las Rozas convocado con la selección sub 17. Vicente del Bosque se dirigió a él y le dijo que iba a entrenar con los mayores. “Cuando me lo dijo no me lo creía. Me puse muy nervioso, era como un sueño”, afirma Diego Caballo.

Llegó la hora de la verdad y el canterano del Real Madrid, a donde llegó procedente del Salamanca, se encontró con los campeones del mundo. “Uno a uno se fueron presentando. La verdad es que impresiona estar ante estos jugadores”, recuerda.

Durante el entrenamiento, Diego Caballo tuvo la oportunidad de “sentirse uno de ellos”. Y con el compañero(que es lo que fue de Xavi, Iniesta, Casillas, Sergio Ramos...) con el que más relación entabló fue con Juan Mata. “Fue con el que más congenié, pero todos se portaron muy bien conmigo”.

Caballo partirá hoy hacia Bélgica con la sub 17 para jugar el sábado contra el equipo local. Afronta el viaje lleno de ilusiones. “Este entrenamiento me hace tener muchas más ganas de jugar. Tengo que ir poco a poco para llegar algún día a la selección absoluta que es mi sueño”.

Canterano de la UDS
Diego Caballo llegó a la cantera del Real Madrid en el verano de 2009 procedente del Salamanca. Sátur, actual técnico del Carbajosa, lo entrenó en su última campaña en la Unión, la 2008-2009: “Lo tuve en el equipo cadete regional. Por edad le correspondía jugar en cadete provincial, pero ya destacaba y le adelantamos un año para que no se quedase estancado. Era muy bueno. Tenía un guante en la izquierda y destacaba en ataque y en defensa”.

Un dato habla por sí solo de su talento. A pesar de ser lateral izquierdo, en su última temporada en la Unión marcó 7 goles.

Y pasó lo inevitable. La calidad de Diego Caballo no pasó inadvertida para el resto de equipos. Y a sus puertas llamó el Madrid. Los ojeadores del equipo blanco habían quedado encantados con el jugador y decidieron ficharlo.

El futuro está en sus botas. Lo tiene todo para triunfar y todo indica que camina con paso firme hacia el éxito futbolístico.