Detienen a una conductora de transporte escolar en Gijón que quintuplicaba la tasa de alcoholemia

Se dirigía a un colegio situado en las afueras de la ciudad, para recoger a escolares y trasladarlos a sus domicilios.

La Guardia Civil detiene a una conductora de autobús de transporte escolar, por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas en Gijón. La detenida responde a las iniciales de M.F.C. de 52 años y es vecina de Gijón, la cual fue puesta en libertad con cargos a espera de juicio, remitiendo las diligencias al titular del Juzgado de Instrucción de Guardia de Gijón.


La detención se produjo en el marco de la Campaña de Transporte Escolar y de Menores que desde el pasado día 4 de noviembre, lleva a cabo la Guardia Civil, se ha procedido a la detención de una persona por un delito contra la seguridad vial (alcoholemia), según ha informado la Guardia Civil.

Los hechos sucedieron en la tarde del día del martes, 5 de noviembre, sobre las 16.15 horas cuando efectivos del Destacamento de Tráfico de Gijón se encontraba realizando un control preventivo de transporte escolar, en el término municipal de Gijón.

Los agentes dieron el alto a un autobús escolar, que en esos momentos se dirigía a un colegio situado en las afueras de la ciudad, para recoger a escolares y trasladarlos a sus domicilios. En ese momento y sin que hubiera menores en el vehículo, componentes de la Guardia Civil de Tráfico procedieron a realizar las comprobaciones oportunas y asegurarse de que el autobús cumplía con todos los requisitos exigidos por la ley en materia de transporte escolar. Así como que su conductor lo desempeña en las condiciones debidas.

Al inspeccionar el autobús los Guardias Civiles se percataron de que la conductora del mismo presentaba evidentes síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, por lo que decidieron inmovilizar el autobús y someter a la conductora a pruebas de detección alcohólica.

Los resultados de las pruebas fueron positivos, arrojando un valor en la primera prueba de 0.86 mgr/l y un segundo valor a la hora y media después de 0.73 mgr/l. La conductora renunció a su derecho a realizar una prueba de contraste mediante un análisis de sangre.

El valor de alcohol en sangre a partir del cual se considera delito y conlleva la detención es de 0.60 gr/l, por lo que los agentes procedieron a la detención de la conductora por un delito contra la seguridad del tráfico.