Detenidos en León, Palencia y Zamora por comerciar con carne de caballo no apta para el consumo

La operación contra una red internacional que comerciaba con carne de caballo no apta para consumo urbano se salda con 25 detenidos en dieciséis provincias, entre ellas, León, Zamora y Palencia. Se registraron los mataderos de Toreno y Astorga.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Ponferrada (León) ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de ocho personas presuntamente implicadas en la operación desplegada contra la comercialización de carne de caballo no apta para el consumo huma no y que, provisionalmente, se habría saldado con la detención de un total de quince personas en diez provincias de siete comunidades autómomas. La operación se ha saldado con 25 detenidos en dieciséis provincias, entre ellas la propia León, Palencia y Zamora.

 

Además del auto de prisión contra estas ocho personas, a las que se imputan delitos contra la salud pública, blanqueo, falsedad y pertenencia a organización criminal, otros cinco detenidos han quedado en libertad, aunque con obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

Las actuaciones, bajo secreto de sumario, se enmarcan en una investigación internacional con participación de la Europol y han supuesto el registro de los mataderos de Toreno y Astorga, entre otras instalaciones. No solo se ha actuado contra los mataderos, también contra salas de despiece y los criadores. En el centro de la operación está un ciudadano holandés, que ya estuvo implicado en otro gran fraude europeo de carne de caballo en 2013.

 

Los agentes buscaban medicamentos ilegales para caballos e investigan el entramado de un grupo criminal que además de los presuntos delitos contra la salud pública podría incluir el blanqueo de capitales y falsedad documental en relación con los crotales de los animales. Efectivos del Seprona investigan el uso de la carne para la elaboración de cecina y su exportación a Europa, lo que explica la presencia de agentes de Europol en la operación.