Detenido un varón de 45 años con 33 antecedentes penales por matar a un mendigo

Detención

El presunto agresor convivía con la víctima a pocos metros de donde se encontró el cuerpo y le obligaba a recaudar limosnas.

Agentes de la Comisaría Provincial de Albacete han detenido a V. P. P. de 45 años, vecino de la capital, con 33 antecedentes por diversos delitos, como presunto autor del homicidio de un indigente, cuyo cadáver fue localizado el pasado día 16 de marzo en un parquecillo de la calle Serrería de la capital albaceteña.


La investigación se inició el pasado día 16 cuando fue hallado el cuerpo sin vida de L. R. P., de 71 años, que presentaba signos externos que evidenciaban una agresión, ha informado la Subdelegación del Gobierno de Albacete en un comunicado.

Después de las gestiones policiales, desarrolladas entre las personas con las que solía estar por la ciudad, se pudo identificar al presunto autor de los hechos.

En la madrugada del día 21 fue desplegado el operativo policial en el lugar donde podía estar escondido el presunto autor material de la muerte, en la calle José Estrañí, muy cerca del parque en el que se encontró el cadáver. A las 13.00 horas del mismo día, el perseguido, tras acceder a otra casa por un patio interior, trató de escapar pero fue interceptado por los agentes, que procedieron a su detención.

Por la tarde se practicó la entrada y registro en el domicilio donde solía pernoctar y lugar en el que fue detenido, y una vez puesto a disposición judicial, confesó los hechos.

Agresor y víctima convivían juntos en el domicilio del primero, en la calle José Estrañí número 6. Fue en la noche del pasado día 13 cuando el ahora detenido agredió violentamente al fallecido, haciéndole perder el conocimiento.

Minutos más tarde, al ver que no reaccionaba, lo metió en un carro de la compra y lo llevó al parquecillo cercano, donde lo dejó colocado como si estuviera durmiendo. En esa situación permaneció hasta que fue localizado el cadáver, dos días más tarde.

Además del homicidio, a V. P. P. se le considera responsable de lesiones, extorsión y detención ilegal por su comportamiento previo a la última agresión, ya que el agresor exigía de manera violenta la recaudación de limosnas obtenidas por la víctima.