Detenido un hombre que tenía 55 perros hacinados y en "pésimas condiciones"

Maltrato

Algunos de los perros presentan amputaciones de rabos y orejas, intervenciones en cuerdas bucales e incluso cesáreas mal practicadas.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Badajoz ha detenido a un vecino de Don Benito (Badajoz) que tenía 55 perros "hacinados en reducidos espacios" y en "pésimas condiciones de higiene y salubridad".


El ahora detenido está considerado como supuesto autor del delito de maltrato animal, intrusismo profesional, estafa y falsedad documental.

A finales del pasado mes de noviembre, un representante del partido contra el maltrato animal PACMA denunció ante el Seprona una serie de "irregularidades en la tenencia y cría de perros" por parte de un hombre de Don Benito.

Tras un mes de investigación, los agentes lograron ubicar dos domicilios en el casco urbano de Don Benito, en los que esta persona pudiera poseer perros "en condiciones no adecuadas", por lo que tras recabar la oportuna autorización judicial, realizó dos registros domiciliarios el pasado 17 de diciembre.

En estos registros, la Guardia Civil contó con la ayuda de un veterinario de la oficina comarcal de zona de Don Benito y de comisión del Juzgado de Instrucción de esa localidad.

Como resultado de la inspección se pudo comprobar la existencia de un total de 55 perros, de distintas razas, "hacinados en reducidos espacios, jaulas de pequeño tamaño que albergaban hasta cinco animales en pésimas condiciones de higiene", según explica la Guardia Civil en nota de prensa.

Según explica, el hallazgo de microchips electrónicos de identificación animal, numerosos medicamentos veterinarios (de uso exclusivo por personal facultativo), jeringuillas, vacunas, sueros y material cortante, "hicieron sospechar a los agentes de una práctica de tratamiento animal sin ningún tipo de control y falta de formación".

Unos hechos que fueron más tarde confirmados, al inspeccionar detalladamente los animales, donde según informe veterinario, se pudo conocer que "muchos de los perros presentan cortes de cuerdas bucales (para reducir el ladrido), corte de rabos en incluso cesáreas mal practicadas en hembras", señala.

También se intervienen cartillas en blanco, unos documentos que "pretendían amparar la legalidad en la tenencia de los perros".

Tras una revisión y curas pertinentes, los animales han sido depositados en distintos lugares, siempre bajo la supervisión judicial y con la colaboración tanto de veterinarios como de organizaciones animalistas.