Detenido en Burgos por falsificar informes médicos y lograr así que le recetaran psicotrópicos

Medicamentos

Un varón de 34 años, G.E.Z, ha sido detenido por un delito de falsificación de informes médicos y adicionalmente de fraude a la Seguridad Social con el fin de obtener multitud de recetas de psicotrópicos, supuestamente destinados para su venta a terceras personas, según informan fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

La detención, gracias a la colaboración entre Guardia Civil y la Inspección de Farmacia de la Gerencia de Salud del Sacyl de Burgos, se produjo en los primeros días del presente mes de febrero cuando el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la UOPJ tenía conocimiento de un posible fraude por alteración en cuanto al número de recetas y dosis expedidas a una misma persona se refiere.

 

Llamó la atención el hecho de que un varón había acudido a una farmacia situada en la capital burgalesa portando un elevado número de recetas para la adquisición de los medicamentos Tranxilium y Targin, ambos englobados en la categoría de estupefacientes y psicotrópicos.

 

Las primeras pesquisas se centraron en verificar si las recetas eran originales, llegando a la conclusión de que sí lo eran, y en la identificación del facultativo que las prescribió, resultando ser de Burgos.

 

Durante la investigación, enmarcada en la 'Operación Falsa Tranquilidad', fueron analizados unos documentos supuestamente expedidos por el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco.

 

Con ellos, el 'paciente' había engañado al médico para conseguir que le recetara las dosis consignadas según esos informes. Estos habían sido falsificados por él mismo para producir engaño y conseguirlas.

 

De esta forma, el ahora detenido había conseguido que le dispensaran dichos medicamentos en dosis que sólo en el mes de diciembre último eran entre cinco y veinte veces superiores a las esperadas para el consumo propio en un mismo periodo de tiempo. En concreto se trataba de 157 dosis de Oxicodona (estupefaciente) y 648 de Clorazepato de Potasio (psicotrópico).

 

Los investigadores, asesorados por la Inspección de Farmacia, consideraron que era imposible que los fármacos fueran para su consumo, concluyendo que el fin era conseguir recetas de forma fraudulenta, al ser medicamentos susceptibles de abuso o desviación al tráfico ilícito.

 

Adicionalmente, mediante la utilización de estas recetas, obtenidas mediante engaño, existía un fraude a la Seguridad Social por cuanto dichos medicamentos se encuentran subvencionados, por lo que una vez identificado el autor, y tras ser localizado, fue detenido en la capital.

 

La investigación ha sido coordinada por el EDOA de la UOPJ de Burgos en el marco de colaboración existente con la Inspección de Farmacia de la Gerencia de Salud del Sacyl (Área de Burgos) para la detección de posibles infracciones de los usuarios. Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Burgos.