Detenidas cuatro personas en Salamanca por explotar laboralmente a una ciudadana de Perú

Vino a España engañado con un pre-contrato de empleada doméstica y era explotada con trabajo desde las 8 hasta las 22 horas, retrasos en los pagos e incluso quedándose sin comer. 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos varones de 25 y 52 años y a dos mujeres de 26 y 46, como presuntos autores de un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros.

 

Las detenciones se han practicado por agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras tras la denuncia, presentada el pasado día 11 por una mujer de nacionalidad peruana.

 

En la misma aseguraba que había venido a España con un permiso temporal de residencia, obtenido gracias a un precontrato de trabajo como empleada doméstica, que nunca llegó a ejercer. Por el viaje y los trámites había generado una deuda de 6.000 euros –cantidad similar a las que exigen las mafias dedicadas a la trata de seres humanos–. 

 

Además contó que la habían obligado a realizar un trabajo fuera de la capital, sin contrato, de 22:00 a 08:00 horas, sin descanso, imponiéndole unas condiciones extremas para el pago, acumulando cada vez más deuda por los gastos que le cobraban por alojamiento y transporte. Eso le hacía imposible afrontar los pagos con su sueldo mínimo de empleada doméstica y además que había días que no podía ni comer. 

 

La situación iba empeorando, con amenazas de deportarla, hasta que en un momento la echaron, dejándola absolutamente desvalida y sin dinero, motivo por el que acudió a dependencias policiales, donde se le prestó inmediatamente asistencia profesional, desde el punto de vista policial y también desde el punto de vista social, con la colaboración de organizaciones que prestan apoyo a víctimas de explotación sexual/laboral.

 

Las investigaciones han permitido detener y poner a disposición judicial a los cuatro presuntos autores del ilícito, dos mujeres y un varón de origen peruano, alguno de ellos familiares de la víctima y un súbdito ecuatoriano. Las dos mujeres de origen peruano detenidas, tenían la nacionalidad española.