Detenidas cinco personas por inventarse una sociedad para estafar 80.000 euros a la Seguridad Social

Los imputados crearon doce puestos de trabajo falsos en una empresa sin actividad

Cinco personas han sido arrestadas en Salamanca en una investigación desarrollada sobre una sociedad inventada, y dos más han sido imputadas, al crear una empresa sin actividad que simuló 12 relaciones contractuales que defraudó más de 80.000 euros a la Seguridad Social. De los 12 falsos trabajadores, seis percibieron prestaciones por desempleo por importe de 57.625,34 euros.

A estas operaciones se suma una tercera actuación en Guadalajara que se ha saldado con la detención de dos personas como presuntos responsables de tres delitos contra la Seguridad Social, insolvencia punible y falsedad documental.

En esta operación los investigadores han destapado un fraude a la TGSS de más 1.756.000 euros generados por un grupo empresarial por impagos de las cuotas obreras. El administrador de las mercantiles, presuntamente, se colocó en situación de insolvencia mediante el cierre y apertura de nuevas sociedades, a medida que estas se endeudaban. Dos personas han sido detenidas.

289 contratos falsos a supuestos trabajadores para obtener prestaciones por desempleo
Por otro loado, La Policía Nacional ha detenido en Albacete a un empresario como presunto responsable de más de 300 delitos de falsedad documental y estafa que habría facilitado, a cambio de entre 400 y 1.200 euros, contratos falsos a 289 supuestos trabajadores para obtener prestaciones por desempleo.

Según ha informado el Ministerio del Interior, la mercantil de la que era administrador único no tenía ninguna actividad real y tuvo una vida de seis meses, durante los que no cotizó por ninguno de sus pretendidos empleados.

El propio empresario fue también perceptor durante ocho meses de la Renta Mínima de Inserción -destinada a personas y familias sin recursos-, al tiempo que gestionaba varias sociedades que, en conjunto, acumularon 2,6 millones de euros de deuda con la Seguridad Social.

La investigación comenzó en Valencia
La investigación desarrollada en Albacete comenzó a raíz de informaciones recibidas a través de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Valencia, cuando tuvieron conocimiento de las irregularidades cometidas por parte de una persona que ostentaba el cargo de administrador y socio único de una sociedad mercantil.

La vida laboral de la empresa inició su actividad en febrero de 2011 y la finalizó en julio del mismo año, pero desde el comienzo de sus movimientos, la empresa en ningún momento ingresó las cuotas correspondientes a los seguros sociales de los trabajadores dados de alta, ascendiendo su deuda a 122.500 euros.

Además incurrió en multitud de anomalías tales como no presentar los documentos de cotización para su sellado, no disponer de facturas, no efectuar ningún tipo de declaración, IRPF, Impuesto de Sociedades, IVA ni ningún tipo de declaración informativa de operaciones con terceros.

La principal finalidad de los falsos contratos consistía en el acceso a distintas prestaciones y subsidios para personas desempleadas, aunque las simulaciones de contrato también eran utilizadas para la obtención de permisos de trabajo y residencia por parte de ciudadanos extranjeros que se encontraban en situación irregular en España.

Hasta el momento se ha detectado que 24 de los falsos trabajadores han sido beneficiarios de prestaciones por desempleo obtenidas en base a la supuesta vinculación laboral con la mercantil. De éstos, 10 han sido arrestados por un delito de falsedad y estafa cada uno y el administrador único detenido como presunto responsable de 289 delitos de falsedad documental y 24 más de estafa.

Los investigadores continúan las pesquisas sobre otras empresas creadas anteriormente por el detenido y que podrían haber sido usadas con las mismas intenciones, dado que en conjunto generaron una deuda a la Seguridad Social de 2.670.455,00 euros. De hecho, al tiempo que gestionaba diversas sociedades, el principal investigado percibió durante ocho la Renta Mínima de Inserción -destinada a personas y familias sin recursos-.