Detenidas 22 personas que pertenecían a una red que estafó 500.000 euros a diversas sucursales bancarias de toda España

La Policía Nacional ha detenido a 22 miembros de una red que estafó 500.000 euros a un total de 34 sucursales bancarias repartidas por todo el territorio nacional. El cabecilla y falsificador, varios buzoneros y cobradores, perfectamente estructurados, recorrían las entidades hasta conseguir su objetivo.
MADRID, 02 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha detenido a 22 miembros de una red que estafó 500.000 euros a un total de 34 sucursales bancarias repartidas por todo el territorio nacional. El cabecilla y falsificador, varios buzoneros y cobradores, perfectamente estructurados, recorrían las entidades hasta conseguir su objetivo.

Según informa el Ministerio del Interior en un comunicado, la investigación comenzó hace un año cuando se tuvo conocimiento de la existencia de una organización dedicada a la perpetración de estafas bancarias.

El engaño consistía en cobrar efectos bancarios -principalmente cheques o pagarés- que previamente habían sustraído de la propia correspondencia de las empresas donde se efectuaban los pagos por los servicios realizados. Los talones, tras ser manipulados, eran cobrados por los miembros del grupo con documentos de identidad falsos.

Tras varias gestiones, los investigadores pudieron determinar la función que desempeñaba cada miembro de la organización. La organización la lideraba una persona que ejercía tareas de falsificador, manipulaba los talones y los documentos de identidad.

Posteriormente, un grupo de "buzoneros" se encargaban de la sustracción de los efectos en los buzones o al propio cartero en el momento de su reparto y por último, un grupo de cobradores se personaban en las entidades bancarias y procedían al cobro de los talones. Además para planificar sus golpes celebraban reuniones previas.

190 DELITOS DE ESTAFA Y 246 DE FALSIFICACIÓN

Los arrestados actuaban en diferentes sucursales bancarias y podían llegar a realizar varias operaciones fraudulentas en un mismo día. Se les imputan un total de 190 delitos de estafa y 246 de falsificación, con el consiguiente perjuicio económico, tanto para las empresas víctimas de la sustracción de los talones como para las propias entidades bancarias al hacer efectivo el pago.

Los agentes han realizado cuatro registros domiciliarios donde se han incautado 5.000 euros en efectivo, 28 teléfonos móviles, cheques y pagarés robados y/o falsificados y efectos utilizados para realizar las falsificaciones. De los 22 detenidos, 15 fueron puestos a disposición judicial, ordenándose su ingreso en prisión.