Detenida una mujer hondureña por lucrarse con un 'piso relax' donde se ejercía la prostitución

Mantenía encerradas bajo llave y con un absoluto control, mediante la utilización de amenazas y otros métodos coactivos, a varias mujeres.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a una mujer de nacionalidad hondureña que regentaba un “piso relax” en el barrio de Garrido, donde durante años se ha lucrado con el ejercicio de la prostitución por mujeres de distintas nacionalidades a las que mantenía encerradas bajo llave y con un absoluto control, mediante la utilización de amenazas y otros métodos coactivos.

 

La investigación, denominada “Operación Jesi”, se inició por tener conocimiento de la actividad delictiva por diferentes fuentes, una de ellas el anuncio publicado en la página Web “Mil Anuncios”. En el transcurso de la misma se ha podido constatar que en la vivienda no solamente se ejercía la prostitución, sino que las chicas que desarrollaban la actividad eran a su vez víctimas de detención ilegal y tenían que estar permanentemente arregladas y vestidas para los clientes, en un servicio que prestaban durante las veinticuatro horas.

 

La “madame”, de 34 años, alias “Jesi” o “Carolina”, mantenía a las mujeres encerradas en el piso bajo llave, amenazándolas incluso con hacerles brujería, para lo que contaba con una “guru” que le hacía los trabajitos desde Paraguay, a la que mandaba periódicamente sus honorarios por los presuntos trabajos de magia realizados.

 

Los encuentros sexuales eran observados y grabados mediante una cámara de infrarrojos de visión nocturna, capaz de remitir las imágenes obtenidas a ordenadores o a teléfonos mediante Wifi, con imágenes 3G o 4G, cámaras que se publicitan en el mercado para cuidar bebés o mascotas estando fuera de casa.

 

Además traficaba con sustancias estupefacientes, preferentemente “Speed”, que facilitaba a los clientes a un precio de 60 euros el gramo, consumiendo dichas sustancias delante de las trabajadoras sexuales, logrando muchas veces con ello la solicitud de más servicios que los pactados inicialmente.

 

Los servicios se realizaban además en condiciones precarias para las chicas, encontrándose el domicilio en unas condiciones higiénicas deficientes.

 

La detenida será puesta a disposición judicial con el atestado policial que se instruye.