Detenida en Salamanca una mujer rumana por explotar a trabajadores que recogían patata en Moríñigo

(Foto: Guardia Civil)

La presunta delincuente prometía 1.200 euros brutos al mes a los operarios cuando solo les pagaba 37,5 euros por camión.

El 27 de agosto de 2014, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca realizó, junto a la Inspección Provincial de Trabajo de Salamanca, una Inspección en la empresa Agrocitrus del Sur S.L., creada en Sevilla el pasado mes de junio, que actualmente ejercía labores de recogida de la patata en las tierras próximas a la localidad de Moríñigo (Salamanca).

 

En esta inspección se identificó a la propietaria de la empresa y a los trabajadores de la misma, así mismo se observaron una serie de diversas irregularidades, las cuales motivaron la apertura de una investigación más exhaustiva por parte de la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo.

 

A fecha de hoy, por parte de la Guardia Civil se ha tomado declaración a 21 trabajadores de la empresa, todos ellos de nacionalidad rumana, los cuales han reconocido que habían sido traídos desde Rumanía a España para trabajar en dicha empresa recogiendo la patata, además tenían firmados pre-contratos de trabajo en los que les garantizaban un sueldo de 11.85 euros brutos mensuales, comprometiéndose al empresa a respetar las condiciones salariales y laborales establecidas en el convenio colectivo de los trabajadores del campo, así como a indemnizar a los trabajadores con un mes de sueldo en el caso de que no tuviera trabajo para los mismos.

 

Lejos de respetar las condiciones del pre-contrato de trabajo, la empresaria rumana pagaba 450 euros por cada camión de patatas que cargaban las cuadrillas de trabajadores; cuadrillas que como mínimo eran de 12 miembros, lo que suponía pagar a cada trabajador 37’5 euros por camión de patatas, siendo éste el único salario que percibían.

 

En el transcurso de la investigación se descubrió que la empresa tenía dados de alta en la Seguridad Social a 52 trabajadores, todos ellos procedentes de Rumania, no habiendo abonado las cuotas de la Seguridad Social de ninguno de ellos.

 

Asimismo, se descubrió que había solicitado en la Subdelegación de Gobierno de Salamanca “Tarjetas de Residente Temporal Comunitario” para 24 personas haciéndolas pasar por trabajadores de la empresa Agrocitrus del Sur S.L, de los cuales, 11 se correspondían con ciudadanos rumanos que no trabajaban para esta empresa, con lo que  trataba de obtener dichas Tarjetas de Residente Comunitario de forma fraudulenta.

 

Como resultado de la investigación se procedió a la detención de la empresaria de nacionalidad Rumana  F. M., de 28 años de edad, a la que se le imputan delitos contra el derecho de los trabajadores y de falsedad en documentos.