Detectado un caso de meningitis en un niño de 3 años de San Francisco

En planta. A pesar de ser la meningitis más contagiosa, la evolución del niño es totalmente favorable. Enfado. Los padres de la clase muestran su malestar por el modo en que se ha gestionado la situación
mondrián / david rodríguez
Pequeño susto en la comunidad educativa de Ciudad Rodrigo, al detectársele a un niño de sólo 3 años de edad la meningitis. Aunque según pudo saber ayer este diario se trata de la versión más contagiosa de esta enfermedad, la meningocócica, la evolución del pequeño ha sido muy favorable, y ya se encuentra en planta en el hospital donde está ingresado en Salamanca.

Sin embargo, el susto sigue instalado especialmente entre los padres y madres de los 13 compañeros de clase del pequeño, que cursa primero de Infantil en el colegio público San Francisco de Ciudad Rodrigo. El mismo día en que los médicos diagnosticaron la meningitis, el pasado jueves, se convocó a todos los padres con urgencia a una reunión en el propio centro. En la misma, se les comunicó lo sucedido, y se les advirtió sobre qué síntomas podrían ser indicativos de que alguno de sus hijos pudiera estar desarrollando la misma enfermedad.

Afortunadamente, no se ha producido ningún otro caso hasta el momento, pero algunos de los padres no están de acuerdo en cómo se han desarrollado los acontecimientos. Así, a pesar del hecho, las clases del mismo nivel del pequeño enfermo no se han llegado a suspender, aunque parte de los alumnos no han vuelto a clase como medida de precaución por parte de sus padres. Por ejemplo, en la jornada del viernes, el día después de que se conociera el hecho, sólo 7 alumnos de ese nivel acudieron a clase.

Según relatan algunos padres, la clase del pequeño se ha ventilado y limpiado a fondo, al igual que algunos espacios comunes como son los cuartos de baño, pero sin embargo no se ha tomado ninguna medida más contundente, como es la desinfección del aula.

En el recuerdo de todos está el caso ocurrido en enero de 2009 en una guardería privada de Ciudad Rodrigo, cuando una niña también contrajo la meningitis. En aquella ocasión, se tomaron precauciones en cerca de 80 pequeños con los que había compartido espacio, aplicándoles a todos ellos un tratamiento profiláctico preventivo, al igual que a las cuidadoras y a los familiares que entraron en contacto con la pequeña enferma. Además, se realizó una desinfección a fondo de las aulas (por ejemplo se lavaron todos los juguetes con lejía o amoníaco), permaneciendo la guardería cerrada unos días mientras se realizaba. Ninguna de estas medidas se han tomado en esta situación. Los padres se preguntan especialmente por qué aquella vez, siendo la guardería privada sí se realizó, y ahora que es un centro público no se hace.

Los demás padres, molestos
Por otro lado, los padres de los compañeros de clase no comprenden por qué únicamente se les ha avisado a ellos. Aunque en el centro explican que ellos han cumplido el protocolo marcado desde Sanidad a rajatabla, los padres se preguntan qué ocurre con el resto de niños del ciclo de infantil que, por ejemplo, ha compartido hora de recreo con el pequeño. Y comprendiendo el hecho de que si se hubiera hecho pública la noticia nada más conocerse la enfermedad, podría haber cundido el pánico y la alarma, los padres muestran su preocupación por que el pequeño también ha podido jugar en cualquier parque público.

Por eso, los padres consideran insuficiente el protocolo aplicado en esta situación, aunque desde el colegio se dio aviso a la dirección del resto de centros escolares de la ciudad, y también al Centro de Especialidades de Ciudad Rodrigo. Desde el colegio explican que si no aparece ningún caso más dentro del próximo mes, no se aplicará ningún otro tipo de medida.