Desmontamos tus argumentos para no hacer ejercicio

Fotonoticia 20160903085947 640 detail

Ya es septiembre, un mes ideal para cambiar aquello que no te gusta de tu vida, para poner en marcha nuevos proyectos y, sobre todo, para empezar a cuidarte.

Ya es septiembre, un mes ideal para cambiar aquello que no te gusta de tu vida, para poner en marcha nuevos proyectos y, sobre todo, para empezar a cuidarte. Atrás quedan las vacaciones y sus excesos, ahora hay que empezar a cuidarse y para ello es importante que hagamos algo de ejercicio, ¿qué te frena para ponerte a punto?

 

Todos sabemos que el ejercicio es bueno, pero alrededor del 80 por ciento de la población no realiza la cantidad recomendada de actividad física. ¿Estás sentado en el sofá esperando a que alguien te motive para levantarte? Tienes que saber que un pequeño cambio en tu día a día puede suponer mucho para la salud.

 

Más allá de la dejadez o la falta de ganas, seguro que no sabes por dónde empezar, no sabes si vas a encajar en el gimnasio o te sientes abrumado con las tareas diarias de la vida. No pasa nada, en Infosalus hemos recopilado unos consejos publicados por la Asociación Americana del Corazón con los que vamos a desmontar todos aquellos argumentos que están frenando que cambies de hábitos.

 

La gente suele tener muchas razones para no hacer ejercicio. Normalmente, estas les suelen autoconvencer de que no es el momento. Sin querer parecer impertinentes, debemos decirte que tus razones son más bien excusas. Si quieres hacer ejercicio este es el momento de empezar.

 

DESMONTAMOS TUS EXCUSAS

 

- "Estoy muy ocupado. Simplemente no tengo tiempo". Vale, eres de los que tiene una agenda apretada, sin embargo tienes que pensar que la salud es un prioridad, sin ella no vas a vivir mucho. No se trata de que te pases horas haciendo ejercicio. Levántate 30 minutos antes por la mañana para dar un paseo a paso ligero, o puedes sacar de tu "ocupada agenda" 30 minutos por la tarde o por la noche para realizar algún ejercicio que mejore el ritmo cardiaco.

 

- "No tengo dinero para pagar un gimnasio". ¡Caminar es gratis! Y si hace frío o lluvia, seguro que tienes cerca algún centro comercial. No obstante, compara precios de gimnasio y mira las ofertas, estate atento porque suelen tener ofertas especiales a principio de temporada. También puedes considerar la compra de algún DVD de entrenamiento, además hay aplicaciones de fitness y ejercicios 'on line' a los que puedes acceder de manera gratuita.

 

- "Hace tiempo fui al gimnasio y me aburrí con la rutina de entrenamiento". Bueno, pues prueba algo nuevo. Tienes miles de alternativas para estar activo. Jugar al tenis con unos amigos, el fútbol con sus hijos o incluso realizar yoga o pilates en grupo.

 

- "El ejercicio me cansa". Bueno, es normal, el ejercicio cansa más que estar sentado en el sofá. Ahora, se si trata de una fatiga constante que no se va con el paso del tiempo y la mejora de su resistencia, es aconsejable que acuda a un médico para ver si tu fatiga crónica esconde algún problema. Es posible que se trate de un problema de adaptación, comienza con un ritmo lento y ve subiendo tu esfuerzo poco a poco.

 

- "No me gusta hacerlo sólo". Esta es una queja común que es fácil de solucionar. ¡Busca un compañero! Y si no encuentras a alguien de tu entorno existen grupos que se reúnen para andar o correr en parques, aunque también puedes probar movilizando a un amigo, vecino o familia. Cuando se hace ejercicio en parejas, es más fácil continuar esta práctica porque el uno se responsabiliza del otro. Si no encuentras a nadie, piensa que puedes escuchar mientras audiolibros, 'podcast' o tu música favorita.

 

- "Soy demasiado joven" o "soy demasiado viejo". La edad no debe ser impedimento. Si tienes entre 20 y 30 años es importante que hagas deporte para regular el metabolismo del cuerpo, fortalecer el corazón y prevenir enfermedades. Y si eres mayor, el ejercicio juega un papel vital en el mantenimiento de una salud fuerte. Varios estudios documentan que el ejercicio regular mejora la calidad de vida durante el proceso de envejecimiento.

 

Desmontamos tus argumentos para no hacer ejercicio

 

- "No sé por dónde empezar". ¿De verdad? Los expertos saben que ésta es la madre de todas excusas a la hora de hacer ejercicio. Este es un obstáculo mental que no debe detenerte. Empieza por aumentar la actividad y no sentarte en el sofá; ponte unas zapatillas y pasea, descubre qué deporte es el que te gusta, busca un amigo que te acompañe, y piensa que tu salud bien merece este esfuerzo.

 

La American Heart Association recomienda al menos 150 minutos de actividad moderada cada semana (caminar a paso ligero, por ejemplo). Recuerda que el ejercicio cardiovascular quema calorías y beneficia a su corazón y pulmones. El entrenamiento de fuerza con pesas o bandas de resistencia también se recomienda dos a tres veces a la semana. Mientras el entrenamiento de fuerza desarrolla los músculos, que, a su vez, se quema la grasa y ayuda a los músculos y las articulaciones se mantengan.

 

¿Todavía está sentado en el sofá? ¿No te hemos convencido? No te desanimes si es duro al principio, recuerda que no se ganan batallas en un día, y que es más fácil realizar poco a poco el ejercicio y aumentar el esfuerzo estableciendo objetivos.
 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: