Desenjaule y vaquillas para honrar a San Valerio

Los jóvenes disfrutaron, también, de una ruta de bares por Linares y Vecinos
Lorena Lago / Noelia Navarro

La localidad de Valero arrancó ayer sus fiestas en honor a San Valerio con una buena afluencia de vecinos. Las celebraciones, intensas para tratarse de un primer día, comenzaron muy temprano, a eso de las diez de la mañana, cuando los más jóvenes y los que ya no lo son tanto salieron en busca del toro. Bien entrada ya la mañana, se iniciaba la comida de convivencia entre las mismas peñas que el pasado miércoles inauguraban estas fiestas grandes del municipio. En la misma finca de Matilla en la que se realizaría la suelta de toros, los vecinos encendieron las hogueras que más tarde servirían para asar la carne, además de calentar los ánimos y unas manos que, a pesar del soleado día, estaban algo recias.

Poco después todos disfrutaban de uno de los acontecimientos más esperados, la capea de vaquillas para los socios de las peñas, que consiguió reunir a un buen número de vecinos a pesar de tratarse de un día no festivo.

A primeras horas de la tarde tenía lugar el embarque de los toros y el regreso al municipio, un momento idóneo para que los jóvenes disfrutaran de una buena ruta de tapas por los bares de las cercanas localidades de Vecinos y Linares de Riofrío.

Tras una intensa tarde de diversión, los muchachos volvían de nuevo al pueblo para continuar con la fiesta. Así, bien entrada la noche, tenía lugar la actuación del trío musical hasta altas horas de la madrugada, cuando estaba prevista la alborada en honor al patrón, San Valerio, que hoy celebrará su día grande con la celebración de la misa y la posterior procesión.