Desbordada por el agua…

El Tormes ha aumentado su caudal en los últimos días (Foto: Chema Díez)
Ver album

El río Tormes llega incluso a multiplicar por diez su caudal en el último mes como consecuencia de las últimas y copiosas precipitaciones y varias localidades de la provincia cuentan con riberas encharcadas y campos anegados por el agua.

Las copiosas lluvias de las últimas semanas ya han dejado ver sus consecuencias en la capital y la provincia de Salamanca en forma de inundación de campos y un aumento desorbitado del cauce del río Tormes y de los embalses ubicados en varios puntos de la geografía salmantina.

 

Así, comparando los datos del 1 de marzo con los del día 31 de ese mismo mes, la diferencia es clara, porque en el primer día el caudal del río Tormes osciló entre los 33 y los 34 metros cúbicos por segundo mientras que en el último día, este mismo río ha superado incluso los 306 metros cúbicos por segundo y con una media de casi 290 en los últimos días.

 

Esto es lo que indican los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero a través del ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, que indican además el aumento desorbitado del caudal del río que atraviesa la capital el mismo día 30 de marzo, pasando de los 58 metros cúbicos de las 03.00 horas a los 217 metros cúbicos de las 20.00 horas de ese mismo día.

 

Además, las previsiones para los próximos días siguen indicando lluvia y precipitaciones, como mínimo hasta el jueves, según indica la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

 

Por su parte, muchas zonas de la provincia han resultado anegadas por el agua procedente del cielo, algo que ha ocurrido en muchas localidades como algunas de la comarca de Ledesma. Por tanto, San Pelayo, El Arco, Aldearrodrigo o Torresmenudas (por poner solo unos ejemplos) han sufrido inundaciones. Es el caso de la ribera de Cañedo que se vio sorprendida por el agua o Torresmenudas que vio como en la noche del viernes al sábado el agua saltaba la carretera.

 

Todo esto también provoca que los campos estén encharcados de agua y que los agricultores no puedan realizar las labores de abonado de la tierra y lleven un retraso que les ha obligado a contratar los servicios de un helicóptero para ejecutar esos trabajos y no lamentar males mayores. Salamanca se ha visto desbordada por el agua y así parece que seguirá en próximas jornadas.

Noticias relacionadas