Desata pasiones y avalanchas

Lleno en el Helmántico. 12.000 personas abarrotaron las gradas y otras 2.000 se quedaron sin poder acceder
T. S. H.

Locura por ver a la campeona. Aunque sea de lejos, aunque sea en un entrenamiento. El estadio Helmántico se quedó pequeño para acoger al público que quería presenciar la última sesión preparatoria de los internacionales de Del Bosque y las previsiones se desbordaron de forma que unas 2.000 personas no pudieron acceder al recinto. Las zonas habilitadas por la Federación para que accedieran los aficionados –un lateral y dos fondos–, se llenaron en apenas diez minutos y entonces se cerraron todas las puertas de acceso al Helmántico ante las quejas, gritos y llantos de miles de seguidores que se quedaron fuera incluso invadiendo la calzada anexa. Hubo quienes se arriesgaron a saltar las vallas y otros que aprovecharon el momento en que las Fuerzas de Seguridad decidieron abrir alguna de las puertas para entrar en auténticas y peligrosas avalanchas.

De la locura, la decepción, los empujones y el enfado de fuera, a la pasión dentro del recinto porque los campeones entrenaron entre los gritos de ánimo y al menos 12.000 seguidores. Casillas, Piqué o Del Bosque entre los más ovacionados, aunque cual estrellas de rock, cualquier acción era jaleada desde la grada. En lo meramente deportivo, Del Bosque probó con el equipo que se perfila titular. Tan sólo la pareja de centrales, Carles Puyol y Gerard Piqué, jugó con los suplentes. En el otro equipo se vio a Andrés Iniesta en el centro junto a Sergio Busquets y Xabi Alonso. Mientras que la punta de ataque la ocupó Fernando Llorente, que estará escoltado por Silva y David Villa.