Desarticulan una organización que introducía cocaína en contenedores de fruta por el puerto de Valencia

La Agencia Tributaria ha desarticulado una organización contrabandista que introducía cocaína en España a través del puerto de Valencia. La droga iba oculta en contenedores que transportaban fruta fresca y enlatada, entre el cargamento de fruta o en dobles fondos de los contenedores, según ha informado este organismo en un comunicado.
VALENCIA, 28 (EUROPA PRESS)



En la operación, que se ha culminado con 10 detenciones, se han aprehendido en Sevilla y Murcia dos alijos de cocaína transportados en dos contenedores que procedían de Guayaquil (Ecuador). El primero de ellos llegó al puerto de Valencia el pasado 28 de junio con 75 kilos de droga; y el segundo el pasado 27 de noviembre con 90 kilos. La primera incautación se hizo en colaboración con Policía Nacional.

La operación arrancó a principios de 2012, cuando expertos analistas de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria empezaron a sospechar de un reducido número de empresas y empresarios. Su actividad económica aparentemente era la importación y venta en España de fruta fresca y enlatada procedente de Ecuador.

Sin embargo, las importaciones las realizaban sociedades de dudosa solvencia económica, dirigidas por personas con escasos conocimientos de gestión empresarial y comercio exterior. Sus responsables, además, no daban signos de conocer el comercio que utilizaban como tapadera para mantenerse en el mismo y en competencia con otros operadores del sector. Se trataba, en realidad, de un mero comercio exterior simulado. El verdadero interés de estos empresarios era, precisamente, la introducción de la cocaína, que camuflaban, bien en la carga declarada de importación, bien en el doble fondo practicado en el propio contenedor.

En la primera incautación, denominada operación 'Condumio', tanto Policía Nacional como Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria habían centrado su interés en la misma empresa de Ecuador. Ambos organismos decidieron unir sus esfuerzos para la coordinación de las actuaciones conjuntas. La fase operativa comenzó a primeros de julio en Sevilla. En uno de los contenedores revisados en el puerto de Valencia se detectó 75 kilos de cocaína oculta en un doble fondo practicado en el techo.

El contenedor, que transportaba bananas, fue vigilado discretamente hasta su llegada a Mercasevilla. Allí fue vaciado y transportado a una nave industrial que los narcotraficantes tenían preparada, donde funcionarios de la Agencia Tributaria y Policía Nacional detuvieron a varios miembros de la organización cuando intentaban extraer la droga del doble fondo. Los detenidos en Sevilla compartían negocios y contactos de forma coordinada con varios miembros de un clan familiar residente en Murcia, algunos de los cuales tenían antecedentes por tráfico de drogas.

LA SEGUNDA OPERACIÓN

La segunda incautación, denominada operación 'Again', tuvo lugar a finales de noviembre, cuando llegó al puerto de Valencia un nuevo contenedor, esta vez de palmitos en lata, cuya importación fue gestionada por miembros de la organización contrabandista.

Funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria sometieron a discreta observación el contenedor y la nave en la que se descargaron los palmitos. La organización mantenía un inusual dispositivo de vigilancia en la nave; además de contar con cámaras de televisión instaladas.

En la mañana del pasado día 17 de diciembre salía de la nave una furgoneta cargada conducida por uno de los miembros del clan familiar, seguido a poca distancia por el padre con un vehículo de alta gama. Poco después llegaron a otra nave en la misma ciudad de Murcia, donde introdujeron el vehículo. Pasadas unas horas, se observó un trasiego de cajas y la más que probable huída de la furgoneta, por lo que intervinieron los agentes, quienes sorprendieron en el interior de la nave a tres personas, dos de nacionalidad colombiana y el tercero de nacionalidad española, el conductor de la furgoneta.

Los funcionarios encontraron gran cantidad de latas de palmito abiertas y, en recipientes aparte, lo que a simple vista parecía cocaína en forma de pequeños cilindros, simulando el aspecto de un palmito. La prueba del narcotest confirmó que se trataba de cocaína, unos 90 kilos en total.

Se practicó la detención de los tres presentes y se activó el dispositivo de localización de otros dos, padre e hijo, en paradero desconocido en aquellos momentos, pero localizados a lo largo del día siguiente; el primero en una de las viviendas de la residencia familiar en Murcia y el segundo en otra de Pilar de la Horadada, en la provincia de Alicante. Se han practicado, asimismo, varios registros de inmuebles e incautación de diverso material para su análisis.

Las personas detenidas en esta segunda operación en Murcia han pasado ya a disposición judicial en los juzgados de guardia respectivos. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.