Desarticulan un grupo criminal que contaba con un laboratorio para clonar tarjetas de crédito

Objetos Incautados Por La Policía Nacional En La 'Operación Puya'
Agentes de la Policía Nacional de Valencia han desarticulado una organización criminal que contaba con un laboratorio para clonar tarjetas de crédito y por el que han sido detenidas ocho personas tras un año de investigaciones, según ha indicado la Policía Nacional en un comunicado.
VALENCIA, 1 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Policía Nacional de Valencia han desarticulado una organización criminal que contaba con un laboratorio para clonar tarjetas de crédito y por el que han sido detenidas ocho personas tras un año de investigaciones, según ha indicado la Policía Nacional en un comunicado.

Este grupo también se dedicada a realizar robos con fuerza. En la operación han sido detenidos siete hombres y una mujer, de entre 32 y 43 años, de origen rumano y se han intervenido entre otros efectos multitud de herramientas y útiles para el robo, ocho tarjetas clonadas, un ordenador portátil, dos torres de ordenador y una plastificadora termo selladora. Gracias a las detenciones se han esclarecido presuntamente cinco robos con fuerza en las cosas.

Las investigaciones se iniciaron en diciembre pasado cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo de personas de origen rumano asentados en Valencia cuya actividad ilícita consistiría en los robos con fuerza en domicilios y empresas. En el transcurso de las vigilancias y seguimientos, se detectó que éstos pertenecerían a una organización en la que otros se dedicarían a la clonación de tarjetas de crédito.

El grupo contaba una rama dedicada a la clonación de tarjetas y estafa con el que cometieron un fraude, hasta la fecha, de más de 5.000 euros y una tentativa por compras, de más de 5.000 euros. Como consecuencia de las investigaciones los policías averiguaron que se dedicaban a 'pasar' tarjetas clonadas por diversas poblaciones de Valencia, con las que lograron un beneficio de unos 10.000 euros, si bien el total de lo defraudado podría ascender a más de 30.000 euros.

Los agentes localizaron un domicilio en Valencia en el que se clonaban tarjetas, y al cual acudían compatriotas suyos para adquirirlas, además en alguna ocasión transcurridas unas horas estas personas volvían al inmueble, "posiblemente para saldar cuentas por los servicios prestados".

El jueves pasado los policías realizaron un registro en el domicilio de Valencia en el que hallaron un laboratorio para la clonación de tarjetas de crédito. Los agentes detuvieron a los cuatro moradores de la vivienda por los presuntos delitos de organización criminal, falsificación de tarjetas y estafa.

ESTRUCTURA DE LA ORGANIZACIÓN

Los agentes averiguaron que la organización tenía otra rama dedicaba a los robos con fuerza en la que cada miembro de la organización estaría especializado en una actividad. Esta rama cometía los hechos por la noches en los domicilios mediante el escalo o por la extracción del bombín de la cerradura de las puertas, y en las empresas principalmente con el método del apalancamiento. Además cuando en las éstas había camiones le sustraían el gasoil.

Una madrugada, tras salir de un bar y cuando circulaban por la calle San Vicente de Valencia, se saltaron un semáforo en rojo y golpeando a una mujer de 36 años que cruzaba por un paso de peatones. Los causantes del atropello, en un primer momento pararon y a continuación emprendieron la huida velozmente. La mujer sufrió múltiples contusiones y hematomas y una fractura de hueso, permaneciendo de baja laboral.

Los sospechosos, cuyo conductor carece de permiso de conducir, abandonaron el vehículo en un descampado, pero posteriormente fueron localizados y detenido el conductor por los presuntos delitos de robo con fuerza en las cosas, lesiones, omisión del deber de socorro y contra la seguridad vial. Mientras que el copiloto fue acusado de presuntos delitos de robo con fuerza, lesiones, omisión del deber de socorro, falsificación de moneda y organización criminal, y a una tercera persona que les ayudó le imputan un presunto delito de encubrimiento.

La operación policial culminó el lunes con la detención del último miembro de la organización al que se le imputa un delito de robo con fuerza. Los policías han esclarecido un total de cinco robos con fuerza cometidos en domicilios y empresas de Sedaví, Albal, Algimia de Alfara, Masamagrell y Sollana.

Los detenidos, cinco con antecedentes policiales, pasaron seis de ellos a disposición judicial y dos fueron puestos en libertad tras prestar declaración no sin antes ser advertidos de la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sean requeridos para ello.