Desarticulado un grupo especializado en robos a joyerías

Sus integrantes han sido autores de robos en Tamames y en Vitigudino
La Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca ha desarticulado en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz un grupo criminal cuya principal actividad era los robos con fuerza en establecimientos de joyería ubicados en pequeñas localidades de toda la geografía nacional.

Según fuentes de la investigación, el pasado 27 de julio se procedió a la detención de siete personas de origen rumano y se ha imputado a otras tres relacionadas con la misma trama. Ha sido posible bajo la operación policial denominada “Vieira”.

Las investigaciones llevadas a cabo por el Área de Delincuencia Patrimonial-Económica de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca, se iniciaron la madrugada del día 9 de junio, cuando fue identificado en Aldeatejada, por la Sección de Intervención Rápida (S.I.R) de la Comandancia de Salamanca, un vehículo ocupado por tres ciudadanos rumanos, “pocos minutos después” de haberse producido un robo en la joyería ‘Méndez Vieira’ de la localidad de Tamames (Salamanca).

Según fuentes de la investigación se ha llegado a identificar a todos los miembros del grupo criminal, cuya base de operaciones se encontraba situada en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz (Madrid), desde donde este grupo criminal partía para cometer hechos delictivos en cualquier lugar de la geografía nacional.

Posteriormente, vendían las joyas sustraídas en establecimientos de compra-venta de oro en Madrid y también en el mercado negro. Este grupo ha cometido durante los últimos años “numerosos robos” en diversas provincias como Salamanca, Cáceres, León, Cuenca, Albacete, Palencia, Madrid, Segovia, Murcia y Alicante.

En la provincia de Salamanca, han sido autores además del robo de Tamames, de otro ocurrido el día 1 de marzo en Vitigudino.

Este grupo criminal estaba “fuertemente” jerarquizado y estructurado en varios escalones, el primer escalón era el encargado de reconocer los objetivos y dar seguridad en los robos, el segundo escalón era el que ejecutaba los robos y el tercer y último escalón era el encargado de vender las joyas sustraídas.