Desarticulado en Salamanca un gran laboratorio de corte y adulteración de sustancias

Burgos y Palencia, los otros dos puntos claves de esta gran operación anti-drogas en la que ocho personas han sido detenidas y que se instruye en la capital burgalesa. 

En concreto, en esta operación se ha detenido a ocho personas con edades comprendidas entre los 30 y los 50 años como autores de varios delitos contra la salud pública (tráfico de drogas), y pertenencia a grupo criminal.


Las investigaciones se remontan a mediados del mes de marzo, cuando el Área de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Burgos recibía una información del Puesto de la Guardia Civil de Melgar de Fernamental (Burgos) sobre la posible vinculación de un vecino de Palencia en varios episodios de tráfico de drogas de la citada localidad.

Inmediatamente, la Policía Judicial de la Guardia Civil empezó investigar a esta persona y comprobó que, en ocasiones, alardeaba públicamente de su posición de traficante.

A través de las vigilancias a las que fue sometido, los agentes verificaron como se ayudaba de varias personas más para la distribución de la droga, en concreto cómo una de estas personas realizaba labores de "cobro de deudas", para lo que utilizaba las amenazas para conseguir esos fines.

Uno de los días de la investigación, los agentes observaron como estas personas viajaron hasta Salamanca, a fin de proveerse de material para posteriormente distribuirlo. El "modus operandi" consistía en quedar con otras personas en las proximidades de la capital salmantina para, con unas fuertes medidas de seguridad, trasladarse a un domicilio para efectuar la compra de la droga.

SIN TRABAJAR DESDE 1985

Un extremo de la investigación que sorprendió "sobremanera" a los agentes es que el cabecilla de la organización no hubiese ejercido actividad laboral desde 1985, lo que le había llevado a perfeccionar su método para el tráfico de sustancias estupefacientes de tal manera que siempre que era controlado en algún control policial, nunca le encontraban nada.

Con los viajes constantes a Salamanca lograba minimizar el riesgo del transporte pero sin embargo conseguía traficar con unos tres kilogramos de estupefacientes al año.

El día 29 de mayo, con ocasión de un viaje de varios miembros de la organización a Salamanca, se estableció un dispositivo con objeto de proceder a la detención durante la transacción de las personas investigadas y practicar el registro de sus domicilios.

Sobre las 12.00 horas, después de la transacción, se llevó a cabo la identificación y detención de A.O, A.J. y P.S, quienes posteriormente fueron trasladados junto al vehículo a dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca para la instrucción de diligencias e inspección minuciosa del vehículo y personas.

Una vez en las dependencias se encontró en el vehículo que utilizaban un envoltorio oculto en un alojamiento creado para los efectos, el cual contenía en su interior cocaína así como diversas armas.

Minutos después, los agentes efectuaron la entrada en un domicilio de Salamanca, donde se detuvo a F.M, al tiempo que se descubrió en la cocina a otra persona, A.M, quien intentaba deshacerse de una sustancia envuelta en plástico, que introdujo una gran cazuela.

GRAN CANTIDAD DE DROGA

Durante el registro fueron intervenidas tres garrafas que contenían 23 kilogramos de una sustancia viscosa y blanquecina. El resultado del primer análisis realizado arroja "un positivo" a cocaína base y anfetamina. Se sospecha que pudiera tratarse de un laboratorio de corte y adulteración, al objeto de conseguir hasta el 400 por ciento de beneficio, lo que supondría el desmantelamiento de "uno de los laboratorios más importantes, y a la vez inusuales, de la región".

A lo largo del día se procedió finalmente a la detención de V.A, M.A. y M.M. Asimismo se realizaron registros en los domicilios de éstos en Palencia, en Osorno y en Arenillas de Riopisuerga.

En estos nuevos registros que se llevan a cabo se vuelven a intervenir al igual que en Salamanca, estupefacientes y productos para su corte o adulteración, material de pesaje, embasado y diverso material informático.

De esta forma, se han intervenido dos vehículos, múltiples objetos, joyas y dinero (1.600 euros), terminales de telefonía móvil, 150 gramos de cocaína de altísima pureza (al 80 por ciento) en diversos formatos, 75 gramos de marihuana y 23 kilogramos de una sustancia para la adulteración de la cocaína.

La Guardia Civil da por desarticulados tres puntos de venta de estupefacientes en las Provincias de Burgos, Salamanca y Palencia, así como lo que parece ser un laboratorio de corte y adulteración de sustancias estupefacientes en Salamanca.

Las diligencias, junto a los detenidos, se pusieron a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Burgos, que decretó prisión para cinco de los detenidos y libertad con obligación de presentación para los otros tres restantes.