Desarticulada una red criminal de tráfico de cocaína y esclarecen la muerte de uno de sus miembros

La organización operaba en Países Bajos, Colombia y Marbella y se han detenido en total a 10 personas


MÁLAGA, 24 (EUROPA PRESS)

El grupo de investigación, formado por Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía, complementados por policía holandesa, desarticuló el pasado 17 de abril en la fase de explotación de la operación 'Cantera' una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y ha esclarecido la desaparición y muerte de uno de sus miembros, cuyo cuerpo fue hallado en la localidad malagueña de Istán.

En el marco de la operación fueron detenidas seis personas en Holanda, implicadas en la red de distribución de cocaína, una persona en el municipio malagueño de Marbella, como supuesta autora de la muerte de uno de sus miembros, en unión de tres personas más, anteriormente detenidas por su implicación en la red, según han informado desde la Guardia Civil a través de un comunicado.

La localización de un cadáver desmembrado dentro de una zanja por la Guardia Civil el 30 de diciembre de 2012 en Istán alertó a los cuerpos policiales, que iniciaron una amplia investigación, que se vinculó con una operación iniciada en 2011 por la Policía Nacional a requerimiento de las autoridades judiciales holandesas para hacer las pesquisas que permitieran desarticular un grupo organizado dedicado al tráfico de cocaína a gran escala.

Posteriormente, se pudo comprobar que pertenecía a la persona desaparecida y hallada muerta en Istán. El estado en el que se encontró el cuerpo indicaba a los agentes que pudiera tratarse "de un rito macabro o de otro ajusticiado entre bandas criminales, cuyos autores no habían dejado nada al azar, para que nadie pudiese averiguar la identidad de la víctima", han apuntado.

La autopsia reveló que había muerto por numerosos impactos de bala y que posteriormente había sido desmembrado, tras lo cual sus restos fueron esparcidos y enterrados por el terreno donde posteriormente fue hallado, un paraje rural de la serranía próxima a la localidad malagueña de Marbella.

Según han destacado en el comunicado, la coordinación entre los cuerpos policiales españoles y extranjeros permitió una rápida identificación de los restos y una también rápida ubicación del fallecido como miembro de una red criminal dedicada al tráfico de drogas entre Sudamérica y Europa, el cual se encontraba en paradero desconocido desde hacía dos años.

Esta organización criminal tenía su centro operativo en Marbella (Málaga), donde residían sus dirigentes, lo que convertía a esta localidad en el lugar desde el que se tomaban las decisiones que permitían el éxito de dicha actividad criminal, han manifestado.

La colaboración policial internacional permitió la desarticulación de la red investigada, interviniéndose una gran cantidad de cocaína en diferentes intervenciones llevadas a cabo en distintos puertos del norte y centro de Europa y la detención en Marbella de los cabecillas de la red, con iniciales M.M.T. de 44 años, y de A.H.E. de 43 años, ambos de nacionalidad holandesa, quienes fueron posteriormente entregados a las autoridades de su país, acordándose su ingreso en prisión.

Aun quedaba por esclarecer la desaparición de uno de los miembros del grupo, un holandés de origen antillano, llamado N-G.G., uno de los dirigentes más duros del grupo, a quien se le había perdido el rastro en julio de 2011, y que en su país de origen se había producido un gran revuelo mediático, donde sus familiares acudieron a distintos programas televisivos de búsqueda de desaparecidos.

Con esta información y con el fin de localizar al desaparecido, cuya ausencia se sospechaba que no había sido voluntaria, se dio inicio a la práctica de multitud de gestiones policiales centradas en el grupo de supuestos traficantes y en los alrededores del domicilio del desaparecido, situado en una lujosa urbanización de una de las zonas más prestigiosas de Marbella.

Pero la confirmación de las sospechas se produjeron el 30 de diciembre de 2012 cuando se localizó el cadáver de la persona desaparecida N.E.G., en los alrededores de la localidad de Istán, cuya identidad fue confirmada por los grupos de investigadores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la provincia y refrendado a través de las autoridades holandesas a partir del ADN del desaparecido.

A partir de ese momento se creó un grupo de investigación conjunta formado por Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía y complementada por Policía holandesa, bajo la supervisión de los responsables judiciales de cooperación internacional de ambos países.

Estas investigaciones determinaron la identidad de dos personas, que habrían tenido implicación directa en la desaparición de N.E.G., de origen holandés, con domicilio en Marbella e integrantes así mismo de la banda, según han informado en el comunicado.

El desarrollo de la investigación llevó a la detención de ambas personas, A.D., detenido a finales de enero de 2013 en el aeropuerto de Holanda, y L.M.M.T., detenido el pasado 17 de abril en Marbella como supuesto autor de la muerte de N.E.G.

Tras su detención se efectuó un registro en sus domicilios en Marbella y se intervino un vehículo, teléfonos móviles, ordenadores, joyas, dinero en efectivo y numerosa documentación relacionada con los hechos investigados.

En esta última fase de explotación de la operación se produjo la detención de seis individuos en Holanda, implicados en la red de distribución de cocaína, que junto con los detenidos en Marbella y en el aeropuerto de Holanda, que en unión de los anteriormente detenidos M.M.T., A.H.E. y A.D., da por finalizada la operación contra las bandas criminales dedicadas al tráfico de drogas.