Desarticulada una organización que captaba a mujeres rumanas para explotarlas sexualmente en Málaga

La red criminal estaba dirigida y compuesta principalmente por una familia de ciudadanos rumanos conocidos como los 'Turcu'
La Policía Nacional ha detenido a seis personas como presuntas integrantes de una organización que captaba a mujeres rumanas simulando una falsa relación sentimental para explotarlas sexualmente en España, concretamente en el polígono Guadalhorce de Málaga capital. Asimismo, se ha liberado a siete mujeres, tres de ellas menores en el momento de su captación.

El grupo que ha sido desarticulado se aprovechaba del estado de necesidad de sus víctimas en su país de origen para, con la promesa de una vida mejor, trasladarlas a España, donde eran obligadas a ejercer la prostitución callejera durante jornadas de 14 horas. Después, con la excusa de saldar la deuda contraída por los gastos del viaje, les exigían la entrega de todos los beneficios.

La red criminal estaba dirigida y compuesta principalmente por una familia de ciudadanos rumanos conocidos como los 'Turcu', según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

Según han explicado, miembros de este grupo se trasladaban hasta su país para la captación de mujeres en situación de precariedad, principalmente en zonas rurales y, tras entablar una falsa relación sentimental con ellas, les ofrecían trabajos en el sector de la hostelería en España. Posteriormente, las trasladaban en avión o autobús y siempre acompañadas por algún miembro de la organización.

Una vez en España, proveían de documentación falsa a las menores de edad y, con la excusa de saldar la deuda contraída por los gastos del viaje, las obligaban a ejercer la prostitución "en condiciones infrahumanas y antihigiénicas".

Asimismo, han precisado que estos integrantes ejercían "un férreo control sobre las mujeres" y les exigían jornadas de trabajo de 14 horas sin posibilidad de descanso. Según las mismas fuentes, parte del sistema de control sobre ellas consistía en "amenazar, coaccionar e, incuso, lesionar tanto a las propias víctimas como a sus familiares directos en su país de origen".

La operación ha sido realizada por la Unidad Contra Redes De Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif) Central de la Comisaría General de Extranjería y Documentación en colaboración con la Ucrif de Málaga.