Desarticulada una organización dirigida desde la cárcel de Topas

‘Operación Bolrreo’. Las investigaciones comenzaron en agosto del pasado año y han finalizado con 23 detenidos. Actuación. El cabecilla supervisaba los envíos desde Bolivia a Valladolid desde la prisión
EFE
A gentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Provincial de Valladolid han procedido a la desarticulación de un grupo organizado dedicado a la venta de sustancias estupefacientes, originaroa de Bolivia y cuya destino final era la ciudad de Valladolid. En la operación se ha detenido a veintitrés personas, de las cuales catorce residen en la capital vallisoletana y otras localidades de la provincia.

Se da la circunstancia de que el presunto cerebro de la organización se encontraba ingresado en la prisión de Topas tras haber sido detenido por tráfico de drogas, aunque seguía organizando los envíos de droga.

Las primeras detenciones de los componentes de esta organización se practicaron el día 10 de agosto. Unos meses antes, agentes de Uyco Valladolid estaban siguiendo una línea de investigación en la cual se relacionaba a una serie de personas que vivían en esta ciudad con un posible tráfico de sustancias estupefacientes, remitiéndose la misma presumiblemente desde Bolivia.

En la primera parte de la operación Bolrreo, en el momento en el cual se producía una venta ilegal de droga, los agentes procedieron a la detención de Enrique G.J., nacido en Burgos en 1989, con domicilio en Peñafiel; Tania M.V., nacida en Zaragoza en 1991 y pareja del anterior, así como un menor de edad, interviniéndose en ese momento 53 gramos de cocaína, diversas piezas de oro, un vehículo y telefonía móvil.

En ese mismo mes, el día 26, se producía la detención, con la colaboración del Grupo de Barajas, de cinco personas más. La primera de las detenciones se producía cuando pasaba el filtro del aeropuerto, procedente de Bolivia, y tras comprobarse que llevaba 85 envoltorios de cocaína, con un peso superior a los 700 gramos, dentro de su organismo, por lo que fue trasladada hasta un centro hospitalario. Asimismo, se procedió a la detención del hijo de la mujer procedente de Bolivia, y de tres socios suyos que se encontraban en la sala de llegada esperándola para llevarla a su domicilio.

Continuando con la operación, a mediados de septiembre de 2010, y tras tener conocimiento de que el presunto jefe de la organización había encargado la remisión de un paquete de droga desde Bolivia a España, se pusieron en marcha los cauces de la cooperación internacional, averiguándose que el paquete se iba a remitir a Tomelloso (Ciudad Real) y que tenía por destinataria una mujer. Este paquete, con 5 kilos de cocaína, no llegó a su destino, ya que la Fuerza Especial de la Lucha contra el Narcotráfico de Bolivia lo interceptó. Ante ello, quedó abierta la investigación sobre la mujer que debía recibir el paquete.

Así, a primeros del mes de octubre, y sabiendo los investigadores que habían remitido una pequeña cantidad de droga para su venta a Valladolid, los investigadores procedieron a la detención de cuatro personas una vez las identificaron, siendo dos de ellos presuntos compradores y las otras dos los vendedores. La Policía averiguó que la mujer investigada iba a recibir otro paquete procedente de Bolivia, por lo que se dispuso un dispositivo policial tanto en Madrid, que era el destino del paquete, como en la primera localidad. Fruto de este dispositivo se logró la detención de la pareja sentimental de la mujer tras recoger un paquete en la capital española remitido a través de una agencia de paquetería y en cuyo interior, ocultos en paquetes de cigarrillos, venían 100 gramos de cocaína.

Según se producía esta detención, los agentes que se encontraban en Tomelloso hicieron lo propio con la novia del detenido.

El día 28 se produjeron tres detenciones en Valladolid, tras sorprender a los arrestados en la compra-venta de medio kilo de cocaína. En esta ocasión, se intervinieron también una pistola, 300 cartuchos de diferentes calibres, cuatro cargadores de pistola. El día 11 de noviembre se practicaron las últimas cinco detenciones en otro domicilio de Valladolid, durante la compra venta de 10 gramos de la citada sustancia.