Desahucios.- Diputados de PSOE avalan el no al Gobierno, pero piden explicar bien su postura y hablar con más grupos

Diputados del Grupo Socialista que han intervenido en la reunión convocada este jueves por el secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, para explicar su negativa al real decreto-ley sobre desahucios aprobado por el Consejo de Ministros han respaldado la decisión adoptada por la dirección del PSOE pero, a la vez, han aconsejado explicar bien su postura en este tema y abrir las conversaciones a otros grupos.
MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Diputados del Grupo Socialista que han intervenido en la reunión convocada este jueves por el secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, para explicar su negativa al real decreto-ley sobre desahucios aprobado por el Consejo de Ministros han respaldado la decisión adoptada por la dirección del PSOE pero, a la vez, han aconsejado explicar bien su postura en este tema y abrir las conversaciones a otros grupos.

Rubalcaba ha reunido a los diputados del PSOE en el Congreso para informarles de los escollos con los que ha chocado la delegación socialista que ha trabajado durante tres días con el Gobierno en la búsqueda de un acuerdo para paliar los efectos de los desahucios.

Tras la intervención del secretario general, según han explicado a Europa Press asistentes al encuentro, ha tomado la palabra una decena de parlamentarios que han coincido en respaldar el trabajo de los negociadores y la negativa de la dirección a sumarse a un real decreto-ley que consideran a todas luces insuficiente.

Así lo han hecho, por ejemplo las exministras Cristina Narbona y Rosa Aguilar, quienes ha incidido en que ahora de lo que se trata es de paralizar los desahucios y en que eso no se consigue con la norma a la que ha dado luz verde el Consejo de Ministros y que entrará en vigor en cuanto se publique en el Boletín Oficial del Estado.

La misma idea han compartido, entre otros, el exalcalde de San Sebastián Odón Elorza y el diputado gallego Miguel Cortizo. En general, todos los que han hecho pública su posición han subrayado que era preferible 'descolgarse' de una iniciativa que se queda muy corta y seguir trabajando en la búsqueda de un pacto que permita una reforma legal amplia y profunda.

Rubalcaba les ha asegurado que está dispuesto a seguir hablando con el Gobierno, y con todos los grupos, para seguir haciendo aportaciones y conseguir una buena reforma que vaya más allá de la moratoria temporal que ha aprobado el Ejecutivo.

El objetivo del PSOE es conseguir que esta situación no se vuelva a repetir, modificando la legislación hipotecaria para corregir abusos. No obstante, algunos, como el exministro de Fomento José Blanco, han avisado de que resolver el problema de fondo es extraordinariamente difícil.

La mayoría de los que han intervenido han puesto en valor la proposición de ley sobre este asunto registrada por los socialistas en el Congreso el pasado mes de octubre y que esperan pueda debatirse en cuanto sea posible.

En cualquier caso, su idea es hacer valer ese trabajo durante la tramitación como proyecto de ley del decreto aprobado este jueves para poder incorporar sus propuestas a través de enmiendas a ese texto.

EXPLICAR BIEN SU PROPUESTA A LA SOCIEDAD

Además, algunos han destacado la conveniencia de explicar bien a distintos sectores sociales esta iniciativa para dejar claro qué es lo que defiende el PSOE y contribuir a borrar del estigma de que no abordaron este problema mientras estaban en el Gobierno. En este contexto, han propuesto reunirse con todos los colectivos implicados: afectados, asociaciones de vecinos, consumidores, etcétera.

Otros diputados se han referido a algunos puntos concretos de esa proposición de ley, como la andaluza Isabel Pozuelo, que ha hecho hincapié en la importancia del reforma para cambiar el concepto de sobreendeudamiento y que se pase a considerar que hay insolvencia actual o inminente en los casos de deudores de buena fe que, por causas sobrevenidas de carácter objetivo, tengan que destinar al pago de sus deudas no profesionales más del 50% de los ingresos netos de la unidad familiar.

También se han oído voces que han remarcado la conveniencia de abrir el diálogo a otras formaciones políticas, aunque con matices sobre si debía hacerse en esta primera fase o más adelante.