Depósitos de agua de hace millones de años podrían dar pistas de la vida en la Tierra y en Marte

(Esta noticia está embargada hasta las 19.00 horas de este miércoles)


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Un equipo formado por científicos de Reino Unido y Canadá ha descubierto antiguos depósitos de agua que han sido aislados bajo tierra durante miles de millones de años y contienen abundantes sustancias químicas conocidas para sustentar la vida. Este agua podría ser de la más antigua del planeta e incluso contener vida, además de que la similitud entre las rocas que la atrapan y las de Marte aumenta la esperanza de que agua comparable que puede albergar vida podría estar enterrada bajo la superficie del planeta rojo.

Los resultados, publicados en la revista 'Nature', podrían llevar a repensar qué partes de nuestro planeta son aptos para la vida y podría revelar pistas sobre cómo los microbios evolucionan de forma aislada. Investigadores de las universidades de Manchester, Lancaster, Toronto y McMaster analizaron el agua que salía de los pozos de una mina a 2,4 kilometros por debajo de Ontario, Canadá, y encontraron que es rica en gases disueltos como formas de hidrógeno, metano y diferente isótopos de gases nobles tales como helio, neón, argón y xenón.

De hecho, hay más hidrógeno en el agua que alrededor de los respiraderos hidrotermales en las profundidades del océano, muchos de los cuales están repletos de vida microscópica. El hidrógeno y el metano provienen de la interacción entre la roca y el agua, así como de los elementos radiactivos naturales en la roca que reaccionan con el agua, y estos gases pueden proporcionar energía para que los microbios pueden no ser expuestos al sol durante miles de millones de años.

Las rocas cristalinas que rodean el agua se cree que tienen alrededor de 2.700 millones años de edad, pero nadie pensó que el agua podría tener la misma edad, hasta ahora. Mediante el uso de técnicas innovadoras desarrolladas en la Universidad de Manchester (Reino Unido), los investigadores muestran que el fluido tiene al menos 1.500 millones de años, pero podría ser significativamente mayor.

"Hemos encontrado un sistema de fluidos interconectados en el profundo basamento cristalino canadiense que tiene miles de millones de años de antigüedad y es capaz de soportar la vida. Nuestro hallazgo es de gran interés para los investigadores que desean comprender cómo los microbios evolucionan de forma aislada y es el centro de toda la cuestión del origen de la vida, la sostenibilidad de la vida y la vida en ambientes extremos y en otros planetas", afirma el profesor Chris Balletine, de la Universidad de Manchster y director del proyecto.

Antes de este descubrimiento, el único agua de esta edad encontrado atrapado en pequeñas burbujas en la roca es incapaz de sostener la vida. Sin embargo, el agua que se encuentra en la mina canadiense se vierte desde la roca a una velocidad de cerca de dos litros por minuto y tiene características similares a las del agua mucho más joven que fluye de una mina a 2,8 kilometros bajo tierra en Sudáfrica, que se encuentró anteriormente que sustenta microbios.

Ballentine y sus colegas aún no saben si la red de metro en Canadá sostiene la vida, pero el Dr. Greg Holland de la Universidad de Lancaster, autor principal del estudio, dice:

"Nuestros colegas canadienses están tratando de averiguar si el agua contiene vida en este momento. Lo que sí podemos estar seguros es de que hemos identificado una forma en que los planetas se pueden crear y mantener un entorno favorable para la vida microbiana durante miles de millones de años. Esto es independientemente de cómo de inhóspita pueda ser la superficie, abriendo la posibilidad de entornos similares en el subsuelo de Marte", subraya Greg Holland, de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y autor principal del estudio.

En este sentido, el profesor Ballentine, con sede en la Escuela de la Tierra, Ciencias Atmosféricas y Ambientales de Manchester, añade: "Si bien las preguntas sobre la vida en Marte planteadas por nuestro trabajo son increíblemente emocionantes, las técnicas innovadoras que hemos desarrollado en Manchester hasta la fecha para aguas antiguas también proporcionan una forma de calcular cómo se produce el gas metano rápidamente en sistemas de rocas antiguas a nivel mundial. Las mismas nuevas técnicas se pueden aplicar para caracterizar la edad en el fondo de las aguas subterráneas que puede ser un lugar seguro para inyectar dióxido de carbono".