Denuncian por quinta vez la falta de limpieza y mantenimiento de la antigua Iglesia de San Lorenzo

Imagen cedida por 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' de la urna
Ver album

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” señala que los resto de la iglesia, colocados en una urna de cristal sobre una acera, se encuentran en un estado de abandono lamentable.

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” ha denunciado, como ya lo hiciera en mayo de 2010, en julio de 2013, en febrero de 2016 y en abril de 2016 que los restos pertenecientes a la antigua Iglesia de San Lorenzo, colocados en una urna de cristal blindado sobre una acera en la confluencia de la Calle La Palma con Paseo del Desengaño, se encuentran en un estado de abandono lamentable.


La vegetación y la condensación se han vuelto a apoderar del espacio y afectan a la conservación y la contemplación de los restos. Por ello, nuevamente, se ha solicitado que mientras estos restos arqueológicos permanezcan en esa ubicación se practiquen labores de limpieza y mantenimiento de forma periódica, de los mismos y del recinto que los alberga.



Pero dado que estos restos padecen la influencia de las temperaturas y la humedad también se ha solicitado que se analice su estado de conservación por la influencia de esos agentes externos.



Además, y debido a la descontextualización practicada en el año 2004, se ha trasladado la posibilidad de que estos restos sean conservados junto con otros hallados en la ciudad a un lugar apropiado en el cual se garantice su conservación y difusión.



A pesar de las consideraciones planteadas por el arqueólogo municipal y de las actuaciones que finalmente se realizaron en abril de 2016, hoy día la vegetación y la condensación siguen estando presentes en tanto o en mayor medida. Por tanto, las medidas aplicadas hace un año fueron insuficientes, desacertadas o mal ejecutadas; la vegetación y la humedad continúan menoscabando el valor de los restos arqueológicos que se muestran; y, con todo ello, se pone de manifiesto que el patrimonio custodiado por el municipio padece una prolongada desatención.