Denuncian 'mobbing y acoso psicológico' en la residencia 'La Laguna' de Hinojosa

Estas acusaciones se unen a la polémica que saltó en el mes de enero cuando la residencia estuvo cuatro días sin calefacción

La residencia 'La Laguna' de Hinojosa de Duero continúa envuelta en polémica. Si en el mes de enero se conocía que las instalaciones en las que viven 35 ancianos estuvieron hasta cuatro días sin calefacción, ahora fuentes cercanas a la residencia consultadas por este periódico acusan a la gestora de la misma de realizar "mobbing y acoso psicológico" a sus trabajadores. Entonces, el propio delegado de la Junta, Bienvenido Mena, se vio obligado a intervenir, amenazando con cerrar "si no se ofrecían los servicios adecuados".

Según ha podido saber este diario, hay tres trabajadoras de la residencia en situación de baja por depresión, causada -según indican las fuentes consultadas- por los cambios de turno, de horarios y falta de descanso a la que se ven sometidas por la gerente Reyes Díez. Al parecer hay empleadas que trabajan hasta 15 días sin descanso, con jornadas continuadas de hasta 13 horas.

Estas tres bajas no se han cubierto, por lo que se acusa a la propia gestora de la residencia de ejercer funciones de cocinera, limpiadora o auxiliar sin contar con el preceptivo título habilitante. Al parecer, varias auxiliares que trabajan en la residencia tampoco cuentan con una titulación. Debido a las ausencias de estas trabajadoras por una baja laboral, la acusaciones señalan que la gestora ha estado sola en toda la residencia para atender a los 34 residentes que actualmente la ocupan.

Las denuncias van más allá aún, acusando a alguna de las empleadas de consumir alcohol dentro del horario laboral u otra que está trabajando sin contrato laboral.

Otras fuentes cercanas a esta residencia que ha consultado Tribuna aseguran, además, que hay proveedores que no cobran desde el mes de noviembre y que incluso a los trabajadores se les adeuda al menos la nómina de febrero.

Quejas constantes sobre la ausencia de un servicio de calidad

Las quejas más numerosas que recibe la residencia son de los mayores y sus familias, que aseguran pagar "relogiosamente" las cuotas y no reciben un servicio de calidad acorde con el precio. De hecho, en un principio existían menús adecuados para los diabéticos, pero en la nueva planificación de ahorro de costes han desaparecido y estos residentes reciben actualmente alimentos ricos en colesterol y grasas.

Además, los residentes dependientes totales reciben como menú la comida sobrante del día anterior, totalmente triturada sin control calórico.

También la luz sufre cortes en su suministro en este intento por ahorrar de la gerencia de la residencia, lo que dificulta la movilidad de los residentes.