Denuncian la presencia de falsos comerciales de Iberdrola en Salamanca

Los supuestos operarios no realizan ningún tipo de reparación o instalación de nuevos elementos, pero cobran diversas cantidades de dinero por anticipado. Los sucesos han ocurrido pequeños municipios de la provicnia de Salamanca.

Recientemente se han detectado casos en pequeñas localidades a determinados individuos acuden a domicilios, generalmente de personas de avanzada edad, presentándose como empleados de la empresa Iberdrola, con diversas excusas, tales como que tienen que revisarle las instalaciones o que le tienen que cambiar los contadores antiguos por otros más modernos y digitales.

 

En realidad no realizan ningún tipo de reparación o instalación de nuevos elementos, pero cobran diversas cantidades de dinero por anticipado, diciéndoles que ya vendrán otro día a efectuarles los trabajos. Los supuesos comerciales jamás vuelven por esos lugares.

 

La empresa Iberdrola ha informado que todos los empleados de la compañía van identificados con un carnet  del que se adjunta modelo, de tal forma que si alguien presenta un documento que no se adapta al formato señalado, podríamos encontrarnos ante presuntos estafadores. 

 

Varias de estas personas, podrían estar en posesión de estos carnets falsos, los que emplearían para acreditarse como empleados/colaboradores /personal autorizado de Iberdrola, en los domicilios que visiten, con la intención de estafar a sus moradores, con la utilización de determinadas excusas (cambio de contador por uno digital, aumentos de potencia eléctrica, reducciones de consumo o revisiones de las instalaciones).

 

CONSEJOS Y MODO DE ACTUACIÓN

 

Ante hechos o situaciones como la descrita se debe: Desconfiar de personas desconocidas en las poblaciones, no acercarse a las mismas, ni que entren en los domicilios, si no dan confianza bastante, tener muy en cuenta que nunca hay que pagar personalmente por los trabajos realizados, ni a los comerciales ni a los técnicos de Iberdrola, puesto que en el caso de trabajos que deban repercutir sobre el cliente, se haría a través de una factura mensual, que es enviada por Iberdrola, pero jamás en metálico.