Denuncian el lamentable estado de la iglesia de San Juan ante Cultura

Piden una intervención. La Federación de Asociaciones por el Patrimonio visitó el templo en abril junto a componentes de la Asociación Cultural Albense, por lo que ha decidido solicitar la atención de la Junta
roberto jiménez

La Federación de Asociaciones por el Patrimonio de Castilla y León se ha dirigido a la consejera de Cultura de la Junta, María José Salgueiro, para solicitar “una rápida y rigurosa intervención” en la iglesia de San Juan de Alba de Tormes, cuyo mal estado de conservación está afectando a su propia integridad como BIC. La solicitud se enmarca dentro del compromiso realizado con la Asociación Cultural Ascua, de Alba de Tormes, el pasado mes de abril en visita a la localidad albense.

La iglesia de San Juan fue construida entre los siglos XII y XIII y está declarada Bien de Interés Cultural desde el 24 de junio de 1993. Posee un gran interés arquitectónico y artístico debido a los conjuntos escultóricos y pictóricos que alberga, además de enterramientos o lápidas funerarias.

Destaca en su altar El Apostolado, de estilo románico-bizantino realizado en piedra de arenisca policromada. También cabe destacar el Calvario (siglo XIII), el escudo más antiguo de la Villa situado en el púlpito, el retablo gótico de los Santos Juanes o el Cristo Atado a la Columna.

El edificio en general y, particularmente, la sacristía y la escalera del campanario presentan un estado de conservación “deplorable”, en buena parte debido al estado en que se encuentran las cubiertas. Las humedades se aprecian en los muros, incluso con desprendimientos, y en las obras de arte. El retablo requiere limpieza y restauración.

Denunciado ya por TRIBUNA
El pasado 11 de marzo, TRIBUNA se hizo eco del lamentable estado que presentaba la iglesia, debido en gran parte a las humedades presentes por motivo de las lluvias caídas.

Un problema del que no son sólo testigos directos los turistas, sino también los vecinos de la villa ducal, ya que la iglesia de San Juan celebra habitualmente bodas, bautizos y conciertos de la Banda de Música y es uno de los epicentros de la Semana Santa albense.