Denuncian al conductor de un autobús escolar por superar la tasa de alcohol

Babilafuente. Los agentes comprobaron que el hombre, de 47 años de edad, multiplicaba por cuatro el límite permitido para los transportistas
E. G.

Agentes de la Guardia Civil procedieron en la mañana de ayer a denunciar al conductor de un autobús escolar, que arrojó una tasa de alcohol cuatro veces superior a la permitida, según informó el portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil.

Los hechos se registraron a primera hora de la mañana, en torno a las 09.54 horas, momento que el conductor desplazó a los alumnos hasta el instituto de Educación Secundaria Senara, en el municipio de Babilafuente y que presuntamente lo hizo bajo los efectos del alcohol.

Varios agentes del Departamento de Tráfico de Peñaranda de Bracamonte acudieron a las inmediaciones del centro educativo, donde se encontraba estacionado el vehículo, con el fin de llevar a cabo una inspección del mismo, dentro de la campaña de Control de Transporte Escolar, puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico, del día 18 al 24 del presente mes. Después de inspeccionar el vehículo, los agentes sometieron al conductor, un hombre de 47 años de edad y cuya identidad responde a las iniciales A. G. L. a la prueba de alcoholemia. Fue entonces cuando los efectivos comprobaron que el conductor arrojó una tasa de alcohol de 0,68 y 0,57 miligramos de alcohol en litro de aire espirado, en las dos pruebas que le realizaron.

Por estos hechos, los agentes procedieron a formular el correspondiente boletín de denuncia al infractor por circular con una tasa de alcohol en aire espirado superior a la permitida para los conductores de camiones y de autobuses, más aún tratándose de pasajeros menores de edad, establecida en 0,15 miligramos por litro. Además, se procedió a la inmovilización del vehículo.

Por otra parte, la sala de lo Penal número 2, de los Juzgados de Colón, acoge esta mañana el juicio contra otro conductor, un hombre cuya identidad responde a las iniciales L. B. S., acusado de un delito contra la seguridad del tráfico por conducir con una elevada tasa de alcohol, que cuadruplicaba a la permitida, 1,19 miligramos por litro de aire espirado en la primera prueba y 1,18 en la segunda. Los hechos ocurrieron el 15 de octubre, en el kilómetro 1,400 del término municipal de La Fuente de San Esteban. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita una pena de cinco meses de prisión además de tres años de retirada del permiso de conducir.