Denominan como "estafa de libro" al 'timo de las televisiones' y piden 3,5 aĂąos de prisiĂłn para el acusado

La estafa ronda el millĂłn de euros, pero la pena no llega a los seis aĂąos pues el industrial salmantino cuenta con el atenuante de no haberse escapado con el dinero

El Ministerio Fiscal insistió en la petición de tres años y medio de prisión para el acusado, ya que a su juicio los hechos son una variante clara del "timo del nazareno", como el propio abogado indicó: "Una estafa piramidal de libro". En su exposición, el Fiscal apuntó que Ó.P.B. primero creó una confianza entre sus clientes cumpliendo con sus encargos de televisores, para luego acabar estafando a cientos de perjudicados". Sin embargo, el acusado no terminó de 'rematar' el timo, al no abandonar y marcharse con el dinero. Por ello, el Fiscal añade esta conducta como atenuante y no pide los seis años a los que podrían condenarle por la estafa continuada. Eso sí, el Ministerio Fiscal calificó de "gravísima la estafa", ya que ronda el millón de euros y reconoció que, a pesar de que el acusado tiene un trastorno esquizoide, "no se puede esconder la cabeza como un avestruz, hay que pagar por lo que ha hecho".

 

Antes de las conclusiones, el perito presentado por el abogado defensor del caso, Vicente Garrido, compareciĂł en la Audiencia a travĂŠs de una video-conferencia, ya que se encuentra en Valencia. El acreditado psicĂłlogo asegurĂł que sufre un "trastorno esquizoide y otro adaptativo del comportamiento", que a su juicio "influyĂł de forma determinante en los actos, ya que vive la llamada 'fantasĂ­a del esquizoide', que le hacĂ­a no valorar las consecuencias de sus hechos".

 

"Se sentĂ­a como un rey mago"

 

De este modo, el perito aseguró que el acusado "quería sentirse importante, una persona de éxito, y al ver que la gente hacía cola en su establecimiento y que hablaba con el representante de marcas como Loewe, se sintió realizado". El propio psicólogo aseguró que Ó.P.B. se sentía "como un rey mago".

 

Para el psicĂłlogo perteneciente a la Universidad de Valencia, el acusado "no tenĂ­a conocimiento de estar engaĂąando a nadie, no obraba con ninguna conducta criminal o delictiva".