Del Olmo ve con buenos ojos el impuesto de depósitos pero apela a la "prudencia" hasta conocer resultados

Ha insistido en que se trata de un anuncio del ministro Montoro por lo que todavía tiene que precisar el alcance exacto de la medida y, "por lo tanto, hay que esperar un poco a ver cómo se concreta".

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, se ha mostrado convencida de que el impuesto sobre los depósitos bancarios, cuya aplicación en todas las comunidades autónomas ha anunciado el ministro del ramo, Cristóbal Montoro, será beneficioso para los intereses de Castilla y León si bien ha apelado a la prudencia desde el convencimiento de que antes es conveniente conocer el detalle de esta medida.

  

De este modo se ha pronunciado la consejera de Hacienda tras conocer la intención de Cristóbal Montoro de aplicar finalmente en todas las comunidades autónomas el impuesto sobre los depósitos bancarios de modo que no sólo se compensará a las tres que ya lo tienen en marcha (Extremadura, Andalucía y Canarias).

  

"Hay anuncios que en el momento en el que se materialicen van a ser beneficiosos para Castilla y León", ha reconocido Pilar del Olmo quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, se ha mostrado "contenta" con la posibilidad de poder aplicar ese impuesto que se generalizaría en toda España.

  

"Estaremos contentos con que eso lo podamos hacer", ha continuado la consejera de Hacienda que ha aprovechado la ocasión para explicar que Castilla y León no ha podido hacer uso de esta figura hasta la hecha ya que el Estado aprobó un impuesto con tipo cero que nos impedía su aplicación a nivel autonómica.

  

Del mismo modo, ha insistido en que se trata de un anuncio del ministro Montoro por lo que todavía tiene que precisar el alcance exacto de la medida y, "por lo tanto, hay que esperar un poco a ver cómo se concreta".

  

Hay que recordar que el Gobierno introdujo en el proyecto de ley de los Presupuestos Generales de este año un impuesto a los depósitos bancarios a tipo cero para desactivar este mismo tributo en las tres comunidades que lo aplicaban y, posteriormente, anunció que se establecería un tipo muy reducido en el conjunto de España para compensar la recaudación de estas tres regiones.

  

Precisamente, Montoro explicó el pasado lunes en unos desayunos informativos organizados por Europa Press que el Gobierno está trabajando para que las comunidades puedan aplicar este impuesto pero con "límites", una medida que se incluirá en la reforma fiscal a pesar de afirmar que no es fruto de su devoción, por lo que se recurrió esta figura al Tribunal Constitucional cuando la aplicaban las tres comunidades.

  

Así, afirmó que uno de esos límites es que se aplique de forma que no "desordene" el sistema bancario español y no rompa el mercado interior y el otro es que haya una horquilla de tipos impositivos en la que se muevan todas las comunidades autónomas.

  

Preguntado acerca de si será el Estado quien recaude este impuesto o las comunidades autónomas, señaló que es una decisión que se tomará en la reforma fiscal y añadió que lo que el Gobierno prefiere es que sea un tributo de "bases comunes".