Del Bosque hace partícipes a los bejaranos del triunfo del Mundial

Gran acogida. Miles de ciudadanos le dieron la bienvenida a la ciudad textil, donde fue distinguido con el título de Capista del Año. Feliz. Una vez más, hizo gala ante todos de su cordialidad, humildad y sencillez
LUIS IBÁÑEZ


Antes de la recepción oficial en el Consistorio, Del Bosque quiso dedicar unas breves y emotivas palabras al público congregado en el ágora desde el balcón del edificio municipal, agradeciendo la presencia de todos “porque seguro que algo de energía transmitió Béjar para poder ganar este título que se consiguió el verano pasado”, por lo que añadió que “toda la localidad se puede sentir partícipe de este triunfo”, y envió un abrazo “muy sincero a todos”, ya que aseguró que es consciente “del afecto” que se le profesa “no sólo por ser de Salamanca, sino por la felicidad que ha dejado este verano el fútbol que tanto une”.

Durante más de una hora estuvo firmando autógrafos a todos aquellos bejaranos que se acercaron a la sala capitular del Ayuntamiento de Béjar, siendo cientos, niños y no tan niños, los que se agolparon para conseguir ese preciado trofeo y hacerse una foto con él. Del Bosque hizo gala de su inconmensurable paciencia, sencillez y humildad, al no dejar ni una sola petición sin complacer de los que allí se congregaban.

Una vez terminado el acto público, firmó el Libro de Honor del Consistorio, y el alcalde, Cipriano González, le impuso la insignia con la Abeja de Plata, “símbolo que reconoce toda una carrera deportiva y el trabajo constante para la consecución del Campeonato del Mundo de Sudáfrica”, tal y como significó el regidor bejarano.

Posteriormente, se trasladaron a un conocido hotel de la localidad para celebrar una comida de convivencia en la que, al finalizar, se le invistió con la tradicional capa bejarana, conocida como La Pañosa, en calidad de Capista del Año nombrado por la Asociación de Amigos de la Capa de Béjar, motivo fundamental de la visita del seleccionador. Del Bosque agradeció esta investidura “de corazón” y lo aceptó “haciéndolo extensivo a toda la selección”.

Finalmente, se le hizo entrega de una réplica de un cuadro del Jardín Renacentista de El Bosque.