Del Bosque: "Cuando he llegado al vestuario ha habido una conversación edificante"

El salmantino destacó que no es "momento de buscar culpables".

El seleccionador español, Vicente del Bosque, reconoció que es "no es momento de buscar culpables" para el equipo, pero que tiene que "aceptar la derrota" ya que "un deportista no se entrega", además de mirar hacia el futuro para "buscar la victoria contra Chile" en el siguiente encuentro.

  

"Consciente de que es un momento delicado para nosotros. Entre todos tenemos que intentar solucionarlo y buscar victoria contra Chile y a partir de ahí esperar acontecimientos", declaró Del Bosque en una entrevista tras acabar el partido que España ha perdido (5-1) contra Holanda en su primer partido del Mundial.

  

El técnico español analizó el partido. "Bueno, es deporte, hemos perdido y aceptar la derrota. Han sido mejores en el segundo tiempo, en el primero hemos pasado, no es por justificar, del 2-0 al 1-1 inmediatamente y en el segundo tiempo nos han buscado la espalda y han sido mejores. Ha habido errores pero todos hemos luchado y han luchado por un mejor resultado", aseguró.

  

"Después de ponerse por delante, la euforia ha invadido su juego. Ellos han tenido ocasiones, han encontrado espacios, muchos. El hermetismo que hemos demostrado en el primer tiempo, en el segundo hemos sido demasiado débiles en defensa", dijo. "Estamos deprimidos, pero ahora no es momento de buscar culpables", agregó Del Bosque al ser preguntado por la actuación de Iker Casillas.

  

El salmantino, sin embargo, negó que España se cayera físicamente ya que su equipo aguantó "hasta el final" en ese aspecto. Acabó Del Bosque diciendo que "no puede ser" que haya una "revolución", apelando a que si su equipo supo "ganar" cuando tocó espera que sepan "perder" ahora y mandando un mensaje a su equipo. "Un deportista no se entrega y busca la victoria en el siguiente partido".

  

"Ahora tenemos que mirar hacia delante y pensar en ganar en Chile. Somos un equipo de buenos profesionales y a todos nos duele la derrota. No ha habido miradas acusatorias hacia nadie y cuando he llegado al vestuario ha habido una conversación edificante. Habrá tiempo para hablar todo esto", sentenció.