Del 1-7 a otras grandes humillaciones en los Mundiales

En la historia de los Mundiales de Fútbol ha habido muchas goleadas escandalosas. Partidos entre rivales presumiblemente igualados que han terminado con un resultado aplastante.

Aquí hacemos un recuentode los marcadores más abultados en las fases finales de los Mundiales, equipos que cayeron como lo hizo ayer Brasil ante Alemania.

 

  

Cronológicamente, el primero de los campeonatos en 1930 dejó dos goleadas grabadas en lo que fue el primer experimento futbolístico a nivel mundial. Argentina le coló a Estados Unidos seis goles. Jim Brown, para los americanos, marcó el gol de la honra en el minuto 89. Tras este resultado, Uruguay hizo lo propio con Yugoslavia, en un panorama a la inversa. Marcó Yugoslavia y después vinieron los seis de Uruguay.

 

En el Mundial del 50, antes del famoso 'Maracanazo' de la final donde Brasil perdió 2-1 frente a Uruguay, el anfitrión protagonizó otras dos grandes goleadas: primero le endosó 7-1 a Suecia y después 6-1 a España. Mientras, el ganador de esa edición, le marcó 8 goles a Bolivia. La final entre ambos dejó un resultado para la historia más simbólico que abultado.

 

   

La Copa del 54 dejó la victoria de Alemania Occidental a Austria por 6-1. Cuatro años después en el 58, esa vez fue Brasil comandado por Pelé quien ganó consecutivamente semifinal y final por 5-2 primero contra Francia y después contra Suecia.

 

En 1982 se batió el récord de goles en un partido de Mundial, que todavía sigue vigente. El 10-1 que Hungría le hizo a El Salvador en la fase de grupos es remarcable por su exceso. Aunque después el equipo húngaro ni siquiera pasó de la fase de grupos, su victoria quedó en la historia.

 

Sin embargo, el partido que enfrentó ayer a Alemania y Brasil pasará a la historia como la mayor goleada recibida por la 'canarinha' en una edición del campeonato, en una fase semifinal. Tienen un precedente, la final que perdieron por 3-0 frente a Francia en el 98, y más atrás el ya comentado 'Maracanazo'.

 

A falta de dos partidos, ¿qué goleadas faltan por llegar? Podría ser un nuevo batacazo de alguno de los equipos clásicos de las pasadas ediciones, con una selección holandesa protagonista que ya ha perdido tres finales de Mundial (en el 74, el 78 y en 2010) o una Argentina que ya cedió en cuartos de final de la pasada edición por 4-0 frente a Alemania.