Dejan en libertad al acusado de cometer diversos robos en naves de Vitigudino

Segundo implicado. El menor que le acompañaba en las sustracciones y que fue detenido ingresó en el centro de menores Zambrana, en Valladolid
E.G.

El juez de guardia decretó ayer, por un delito de robo con fuerza en las cosas, la libertad provisional sin fianza del joven detenido el pasado jueves, junto con un menor, acusados ambos de ser los presuntos autores de los últimos robos registrados en naves de la comarca de Vitigudino.

Mientras, el menor ingresó en el centro de Menores Zambrana, ubicado en Valladolid. Centro al que, a pesar de la libertad en estos hechos, también ingresó ayer el adulto de 19 años ya que tenía pendiente de cumplir una condena –en el momento de cometer supuestamente estos robos se encontraba huido del centro–, según informaron fuentes consultadas por este periódico.

Los agentes de la Guardia Civil comenzaron una investigación debido a los robos perpetrados en naves de la comarca de Vitigudino en las últimas semanas. Así, en la madrugada del 18 de octubre robaron de una sala de secado de embutidos 98 jamones y 3.250 lomos, valorado todo ello en 121.000 euros. Una vez conseguido el botín, para poder escapar con la mercancía, los asaltantes accedieron a una nave contigua para sustraer un camión. Vehículo que semanas después encontraron en la localidad de Talavera de la Reina, en Toledo. Dos semanas más tarde, el día 6 de noviembre, los asaltantes entraron en una empresa y sustrajeron 100 kilos de castañas y 300 euros, además de algunas cajas de fruta y un taladro. Sin embargo, no pudieron sustraer el dinero de la caja fuerte. El último de los robos se registró en una fábrica de elaboración artesanal de quesos en el municipio de Sobradillo, donde se apoderaron de 5.000 kilos de queso, valorados en 50.000 euros. Previamente, los delincuentes habían procedido al robo de un camión en San Felices, un Renault propiedad de una empresa de distribución de bebidas. Desde ese lugar se trasladaron con el vehículo a Sobradillo y lo utilizaron para cargar los 2.000 quesos sustraídos. Este vehículo también se localizó en un municipio toledano, pruebas que llevó a los agentes hasta estas detenciones.