Defoe sale al rescate de una Inglaterra que pasa sufriendo

CAPELLO NO VARIÓ. Pese a las críticas, insistió en su sistema 4-4-2, alineando a Defoe y Milner. SE defendió al final. Ante el empuje esloveno, el técnico sacó del campo a Rooney por Cole
EFE / Johannesburgo
Un gol de Jermain Defoe dio a Inglaterra una raquítica victoria sobre Eslovenia y evitó que el equipo de Fabio Capello quedara eliminado en la primera fase de un Mundial por primera vez en medio siglo. Eslovenia opuso seria resistencia un cuarto de hora. Capello se ratificó en el esquema 4-4-2 alineando a Jermain Defoe y a James Milner en lugar de Aaron Lennon y Emile Heskey, pero no adelantó la posición de Steven Gerrard para ayudar arriba a Wayne Rooney, como le pedían los medios ingleses. La táctica no funcionó en los primeros minutos. Eslovenia tenía el balón y llegaba con más frecuencia al área adversaria, sin problemas, en defensa, para anular a un solitario Rooney, pero la presión inglesa fue en aumento. En el minuto 23 Milner centró al punto de penalti desde la derecha y, en pugna con Suler, Defoe metió la bota para batir a Handanovic, que no pudo atrapar el balón entre sus manos. Con el otro partido (EEUU-Argelia) empatado a cero, Inglaterra se encaramaba al primer puesto del grupo.

Eslovenia empezó a descomponerse. Cuatro minutos después Lampard lanzó alto un rechace de la defensa desde el borde del área. También el portero inglés, David James, tuvo trabajo, especialmente para despejar con los puños, al borde del descanso, un disparo envenenado de Birsa. Inglaterra salió en busca de la sentencia tras el descanso. Defoe tuvo una buena ocasión, tabién Rooney, pero los ingleses no acababan de rematar a su rival. Por el contrario, en el 68 Eslovenia tuvo su mejor ocasión, con tiros sucesivos de Novanovik, Kirm, Dedic y Birsa dentro del área. Unos chocaron con la defensa, otros los atajó James. Asustado por la jugada, Capello sustituyó a un Rooney poco inspirado para meter a un centrocampista, Joe Cole.