Declaran culpable de asesinato al acusado de matar al chatarrero

Jurado popular. Se enfrenta a una pena de entre 15 y 20 años de cárcel por este delito y entre uno y dos por tenencia ilícita de armas.
E. G.

Con ocho votos a favor y uno en contra, el Jurado popular compuesto por seis mujeres y tres hombres– declaró ayer a F. S. J., culpable de un delito de asesinato con alevosía, por la muerte de Alejandro Guerra Alonso el 16 de mayo de 2009, al considerar que el acusado causó la muerte de la víctima con alevosía, sin posibilidad de defenderse.

De esta manera, los miembros del jurado se adherieron a las conclusiones de las cuatro acusaciones particulares, que solicitaron que el imputado sea condenado por un delito de asesinato con alevosía, lo que supone que F. S. J. se enfrenta a una pena que comprende de los 15 a los 20 años de cárcel, por este delito.

Por unanimidad de todos los miembros, consideraron al acusado autor de un delito de tenencia ilícita de armas –se enfrenta a uno o dos años de cárcel– y de una falta de maltrato de obra por dar un bofetón a la mujer de la víctima después de disparar presuntamente contra el chatarrero de 65 años.

Los miembros del jurado aprobaron, con tan sólo un voto en contra, que el acusado “disparó de forma súbita, supresiva e inesperada” contra Alejandro Guerra, eliminando “cualquier posibilidad de defensa”.

Los miembros del jurado rechazaron por unanimidad las atenuantes de anomalía psíquica y de arrebato. Según su veredicto, el acusado no padece ninguna anomalía psíquica que le llevara a cometer el delito sin ser plenamente consciente de la gravedad de los hechos. Tampoco hubo por parte de la víctima actuación alguna que provocara la reacción del acusado. Al respecto, aceptaron la teoría de que el imputado llegó al vertedero de Calvarrasa de Abajo el 16 de mayo de 2009, se bajó de la furgoneta conducida por el hermano del acusado y a 15 metros de donde estaba la víctima intercambió unas palabras intrascendentes: “qué calor hace” “estamos aburridos”. Estando a dos metros y a la derecha de Alejandro Guerra, se metió la mano en el bolsillo y sacó una pistola pequeña con la que disparó a la víctima en dos ocasiones, afectándole al pulmón derecho y al corazón. Por último, rechazaron la posibilidad de la suspensión de la ejecución de la pena y del indulto total o parcial.

Ante este veredicto, el Ministerio Público, que en la sesión del martes modificó la pena –de asesinato a homicidio–, solicitando 14 años por el homicidio y un año por la tenencia ilícita de armas, modificó de nuevo sus conclusiones y solicitó, acorde con el jurado, que el acusado sea juzgado por un delito de asesinato con alevosía, aunque pidió la pena mínima para este tipo de delitos, 15 años, “por coherencia” con su anterior calificación y por la “personalidad primitiva del acusado, que no merece una pena mayor” a lo que se añade un año más por la tenencia ilícita de armas y 200 euros de multa por la falta de maltrato de obra. Además de la responsabilidad civil de 150.000 euros para la viuda y 235.000 euros para los hijos de la víctima. Las cuatro acusaciones particulares mantuvieron sus peticiones de 20 años de cárcel por el asesinato y dos años por la tenencia ilícita de armas. Mientras, la defensa solicitó la pena mínima por el delito de asesinato y un año por la tenencia ilícita de armas.

F. S. J. se enfrenta a una pena que abarca de los 16 a los 22 años.