Decenas de salmantinos se unen para rechazar el uso de galgos y otros perros en las cacerías

Fotos: CAH

Los perros y su dueños participaron en una manifestación de protesta que salió de la Plaza Mayor hasta la plaza de la Constitución.

La Plaza Mayor ha acogido esta mañana un concentración de ciudadanos para mostrar su rechazo a la caza con galgos y otras razas. Raquel Praderil es la representante en Salamanca de la Plataforma NAC - No a la Caza con Galgos y Otras Razas y, junto a Sara Sánchez, ha convocado esta actividad. La cita se ha completado con un recorrido de protesta por la ciudad hasta la Plaza de la Constitución y se ha celebrado simultáneamente en otras 14 ciudades de España.

 

Este colectivo busca “fomentar el activismo y que la gente participe en protestas de este tipo”, explica Praderil. Además, manifiesta la necesidad de defender a los perros, sobre todo a los galgos, podencos, bodegueros o rastreadores, en esta causa porque “en Salamanca se usan mucho para cazar, y se encuentran muchos abandonados, las protectoras están llenas, o aparecen malheridos, ahorcados”.

 

La plataforma lleva cinco años en España, pero en Salamanca da sus primeros pasos con Raquel y Sara a la cabeza que ya cuentan con el apoyo de protectoras y colectivos en defensa de los animales como El Hocico, Senda Natur, A siempre fiel, Colectivo Animalista Justicia Animal o Fundación Luna.

 

 

Según explica la organización, España es el único país de la Unión Europea donde aún está permitida la caza con galgos y podencos. Los datos hablan de unos 190.000 galgueros federados y de unos 500.000 perros registrados para cazar. Pero aseguran que estas cifras "son infinitamente menores a la realidad", ya que "criadores ilegales y cazadores mantienen rehalas enteras en bunkers, zulos, cuevas o instalaciones de difícil acceso o poco transitadas, lo que les convierten en seres invisibles, excluidos de cualquier consideración estadística", añaden.

 

Esta actividad clandestina, a los ojos del mundo, según Nac, es posible gracias al "concepto de herramienta que la sociedad, sobre todo en ámbitos rurales, posee de los llamados lebreles". La plataforma aspira a cambiar la legislación de la actividad cinegética para que se prohíba el uso de galgos y otras razas como simples útiles. "Es imperativo acabar con éste sufrimiento y maltrato animal en España", reclaman.

 

 

Plataforma NAC nace en el año 2010, a iniciativa de su fundadora, Gemma García.  El conocimiento directo de la situación de "animales empleados como meras herramientas en la caza, hace crecer en ella la necesidad de hacer algo por paliarlo". 

 

Quieren exigir pasos firmes, sólidos, visibles, encaminados a terminar con la caza como actividad legal,  la prohibición prioritaria de las modalidades más agresivas, aquellas en que se usan perros para la práctica cinegética, como la caza de la liebre con galgo, como las rehalas de caza mayor, como el control de animales domésticos asilvestrados o como el perro de madriguera. También buscan la aprobación de una ley estatal de protección animal "que cumpla sin trabas su cometido". Asimismo, "que en lugar de dictarse subordinada a la de otras prácticas favorecedoras del maltrato animal, se constituya en el detonante preciso para erradicarlo".