Decenas de personas disfrutan de una noche mágica en el Centro de Desarrollo Sociocultural

Decenas de personas disfrutan de una noche mágica en el Centro de Desarrollo Sociocultural

La noche del pasado 13 de febrero numeroso público se congregó en el Centro de Desarrollo Sociocultural para participar en As de corazones, una dinamización especial que giraba en torno a la exposición de Novela popular Hoy es Ayer, colección Eguidazu de Literatura Popular. La muestra, producida por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, había sido expuesta con anterioridad en Casa del Lector, en Madrid

La complicidad de diferentes colaboradores: actores, mago, músicos... y el visionado de un documental elaborado para la ocasión, permitieron sorprender y emocionar al público asistente, además de propiciar conversaciones en torno a la novela popular, un género arraigado en Peñaranda desde 1950 a 1970.

 

Diez lectores peñarandinos fueron los protagonistas del documental Hoy es Ayer. Literatura popular en Peñaranda; sus testimonios y vivencias permiten reconstruir una práctica lectora muy presente en la ciudad. Los lectores describen los motivos por los que comenzaron a leer, cómo eran las prácticas y los lugares de intercambio de novelas; cuáles eran sus autores preferidos e, incluso, recuerdan sus últimas lecturas de canje.

 

Precisamente, muchos peñarandinos continúan intercambiando lecturas gracias a la propuesta del CDS en colaboración con cuatro kioscos de la localidad en el marco de las actividades complementarias a la exposición. 

 

Bajo la dirección de Roberto García Encinas, Victoria Blanco, Julia Tolosa y Josué Zúñiga escenificaron uno de los fenómenos más relevantes de la radio de esa época, la radionovela. El propio director fue el protagonista de un monólogo que recreó una encerrona, la forma habitual en la que los escritores recibían y ejecutaban los encargos de escritura de novelas populares. 

 

Paulino Gil puso el misterio a la noche descubriendo el naipe As de corazones con la complicidad de los espectadores. Y la última sorpresa llegó con las voces de los integrantes de la Comparsa peñarandina ya que con una de sus emblemáticas canciones se desveló quién tenía la culpa… en esa novela, en esa noche As de corazones.