De vuelta a la realidad europea

Isabel de la Calle
Alguno de ustedes se ha levantado a las cuatro de la mañana para ir a trabajar y al llegar le han dicho que empezará cuatro horas más tarde. Pues algo así nos sucedió a los plumillas en nuestra odisea de viaje a Francia. Sé que la vida del periodista no les importa, pero hoy va unida a la de sus jugadoras preferidas y por eso me he permitido el inciso. Como Avenida no pasó por Salamanca tras la Copa, los periodistas y el fisio Sergio Prieto quedamos directamente en la T4 con el equipo. La mala suerte, sin embargo, hizo que el vuelo a Bruselas que estaba previsto para mediodía se cancelara y nos colocaran a todos en el de las 16.10 horas.

Un contratiempo que permitió, sin embargo, que las jugadoras se dieran una vuelta por las tiendas de la terminal madrileña y que el grupo fuera conociendo mejor a su nueva integrante: Emilija Podrug. La poste croata conoce a Sheila Alaña de la etapa de ambas en Vigo y es la vasca la que va integrándola poco a poco entre sus nuevas compañeras. De sus paseos juntas, la primera conclusión que se saca es que la nueva es grande, prácticamente como Alaña. Puede medir incluso 1,90 metros, comenta Jordi Fernández. Eso sí, no es corpulenta. El resto de características las estudiaremos si el equipo llega a tiempo de entrenar, cosa que cada vez se comienza a ver más complicada.

Podrug llama la atención
Por otro lado, Podrug llama la atención entre sus compañeras, ya que aún viste ropa de calle, mientras que las demás van como siempre con sus uniformes azules. Además, el nuevo fichaje de Perfumerías Avenida cargó con más maletas que sus compañeras, que todavía tienen la serigrafía del Lotos Gdynia, su anterior equipo polaco. Cosas de las prisas por incorporarla al viaje por Europa.

Pero entre las jugadoras de casa el recurrente tema de conversación sigue siendo la final de Copa de la Reina. Ninguna quiere ver ya si el tiro de Laia Palau al borde del descanso fue o no legal por no mortificarse, pero no olvidan el codazo de Delisha Milton a Podkovalnikova, que quedó bien claro en las imágenes que todas han repasado. Sin embargo, lo más importante para el equipo es que tienen algo común en la mente: Los play-off de la competición de Liga serán a cara de perro. Que así sea.

Y mientras, todos intentamos poner otra vez los pies en el suelo. El conjunto salmantino se enfrentan a Lille, no a Ros Casares, y después de una final como la del domingo, no será fácil volver a motivarse con un equipo inferior claramente y al que se venció con contundencia en el partido que ambos equipos jugaron en Salamanca.