De Souza: "Sé que tengo las puertas abiertas. El año que viene ¿quién sabe...?"

Erika De Souza fue una de las protagonistas de la noche. Feliz en su retorno a Würzburg, pabellón que considera su casa. 

 

LA ANÉCDOTA

 

La anécdota del encuentro se produjo en el segundo cuarto cuando, mientras se desarrollaba el juego, uno de los colegiados arrolló a Roberto Dornelas, entrenador del equipo brasileño y ambos acabaron en el suelo.

 

Dornelas fue el que salió peor parado puesto que se golpeó en la cabeza con el suelo y como consecuencia de ello se le abrió una ceja, por lo que tuvo que ser atendido en el banquillo. Eso sí, no hubo problema para que una vez le colocaron una tirita pudiera seguir dirigiendo a las suyas. 

Una de las protagonistas de la noche fue la pívot Erika De Souza. La que fuera '5' de Perfumerías Avenida y, sin duda, una de las jugadoras más importantes que ha pasado por la historia del club regresaba al pabellón de Würzburg. Un recinto que siempre, incluso cuando llegó en las filas de grandes rivales, mantuvo una relación especial con ella y en la que acabó siendo una auténtica ídola.

 

Así fue recibida, con aplausos cuando salió a calentar, con aplausos durante la presentación y con aplausos y sones de samba al final. De Souza se marchaba de Würzburg con una sonrisa. "Estoy muy contenta por volver aquí, a mi casa", señalaba. La pívot se mostraba satisfecha con el encuentro. "Para nosotras es una prueba muy buena porque las chicas han estado muy bien y nos hemos exigido y ya podemos pensar en nuestra Liga".

 

De Souza reconoció que sintió algo especial nada más llegar a Salamanca. "Sé que siempre tengo las puertas abiertas aquí", dijo y hablando sobre la posibilidad de un retorno añadió: "Ahora es tiempo de estar en mi país con mi familia, pero el año que viene ¿quién sabe...?".