De la Peña cifra en 3.100 kilogramos la media de la cosecha de cereales

El presidente de Asaja reclama a las Administraciones la autorización para la quema de rastrojos "porque es fundamental para el campo"
Asimismo, al tiempo que realizaba este balance, De la Peña demandó a las administraciones europea, española y regional que permitan la quema de rastrojos controlada, "aspecto que es fundamental para el campo y que evitaría muchos problemas de malas hierbas y, especialmente, de enfermedades vegetales y plagas". Del mismo modo, el presidente provincial de Asaja destacó la gran labor que realizan los agricultores por ser "gestores del medio ambiente, dejando el campo limpio para un beneficio de todos".

De la Peña retomó los datos de la cosecha de cereales y aludió a que en Salamanca se han sembrado 159.954 hectáreas de cereal, de las que 64.750 son de trigo, 49.200 de cebada, 35.800 de avena y 10.204 de centeno. La media de producción para el trigo será, según Asaja, de 3.500 kilogramos por hectárea, 3.200 para la cebada, 2.500 para la avena y 2.600 para el centeno, "lo que hace una media de 3.100 kilogramos por hectárea, por encima de la media de los diez últimos años".

Además, el presidente de la Cámara Agraria señaló la situación general de España y de los países de la Unión Europea; en el primer caso, la producción será de 16 millones de toneladas más 3,5 de maíz, "frente a los 28 que consumimos, por lo que tendremos que importar". No obstante, en países como Francia o Reino Unido, la sequía ha dejado bajo mínimos la cosecha que puede verse reducida un 20 por ciento.

Demanda a la Administración regional
Por otro lado, Vicente de la Peña señaló que el nuevo Gobierno de la Junta de Castilla y León debe ejercer una política con el campo basada en tres puntos fundamentales: "Dotar al relevo generacional de un presupuesto elevado; trabajar con el objetivo de terminar con todos los problemas de sanidad vegetal y animal; y abogar por la concentración cooperativa como se hace en otros lugares", señaló De la Peña.

Por último, destacó la buena presencia de los cultivos de regadío, especialmente el maíz.